Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viento colapsa el puerto de Algeciras

El temporal atrapa a miles de viajeros que se dirigían al norte de África

La imposibilidad de cruzar el Estrecho de Gibraltar por culpa del viento volvió a encender ayer los ánimos de muchos viajeros magrebíes en las instalaciones del puerto de Algeciras (Cádiz), donde más de 5.000 vehículos permanecieron retenidos durante horas en vísperas de la celebración de la tradicional fiesta del cordero que cada año conmemoran los musulmanes. El viento de Levante llegó a alcanzar rachas de 100 kilómetros por hora y levantó olas de más de tres metros en el Estrecho.

Al igual que ocurriese el pasado año, las largas colas de vehículos para embarcar desde Algeciras con destino a Ceuta se repitieron, pero en esta ocasión la causa no fue, como en 2006, la falta de previsión ante la coincidencia de la Navidad y la fiesta musulmana, sino las condiciones meteorológicas que, desde la tarde del martes, vienen afectando a la zona.

Desde hace semanas, las autoridades españolas, en colaboración con las de Marruecos, venían planificando la organización de la llamada Operación Paso del Estrecho de Navidad. Un dispositivo similar al que cada verano sirve para controlar el paso de más de un millón de pasajeros por el puerto algecireño con destino al norte de África.

Aunque todo estaba listo, pareció el viento, contra el que poco se puede hacer. El pasado miércoles comenzó el colapso de las instalaciones portuarias algecireñas por la cancelación obligada de los viajes que habitualmente realizan entre este puerto y el de Ceuta las embarcaciones rápidas de las cinco compañías que operan en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2007