Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell y Fomento negocian la cesión de Cercanías al final del AVE

La Generalitat y el Estado ultiman el traspaso de la línea entre Xàtiva y Alcoi

El Estatuto de Autonomía atribuye a la Generalitat desde 1982 la gestión de los trenes cuyas rutas tengan origen y destino en la Comunidad Valenciana. El Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero se ha mostrado abierto a negociar con todas las comunidades autónomas interesadas el traspaso de la gestión de los trenes de cercanías. Y el Consell negocia esa transferencia con el Ministerio de Fomento, pero con calma. Las prisas se reservan para el momento en que se hayan culminado las obras de la línea de alta velocidad en Valencia y Alicante.

"Un traspaso inmediato de la gestión podría ser perjudicial"

Por el momento está a punto de cerrarse un acuerdo que garantice la cesión de la línea que une Xàtiva y Alcoi. La Consejería de Infraestructuras ya ha licitado las obras de mejora de la estación de Albaida. La distribución final de las inversiones aún no se ha cerrado, pero parece inminente.

Jaime Mundo, diputado autonómico del PP, reveló ayer que Mario Flores, consejero de Infraestructuras, se entrevistó con el secretario de Estado Víctor Morlán el 14 de noviembre para negociar el traspaso de la gestión de los trenes de Cercanías. El Consell está a la espera del calendario de negociación que debe presentar Fomento, según Mundo, pero "un traspaso inmediato podría ser perjudicial".

El debate parlamentario en torno a la cuestión lo suscitó una iniciativa de Compromís pel país Valencià. Enric Morera planteó "un inmediato" traspaso de la gestión de Cercanías "con la dotación económica suficiente para hacer frente al déficit de infraestructuras y garantizar el futuro" del servicio.

El socialista José Antonio Godoy invitó a Morera a ubicarse "en el tiempo y el espacio". Godoy recordó que los socialistas valencianos han reclamado la gestión de Cercanías desde hace años, pero planteó la necesidad de incorporar a la iniciativa de Compromís algunas precisiones y, en primer lugar, la necesidad de que "la Generalitat suscriba un acuerdo con Fomento que contemple la distribución entre el Gobierno y el Consell de las inversiones necesarias para mejorar la red actual".

El diputado socialista recordó que el Plan de Infraestructuras Estratégicas de la Comunidad Valenciana (2004-2010) preveía una inversión de 300 millones de euros en la red de cercanías que, hasta la fecha, brillan por su ausencia.

Godoy recordó que la red ferroviaria de la Comunidad Valenciana atravesará una etapa de "obras intensas" relacionadas con la llegada de la línea de alta velocidad a Valencia o Alicante y deslizó los problemas que se han desatado a raíz de las obras de acceso a la ciudad de Barcelona. También subrayó que "el túnel pasante" de la línea de alta velocidad será compartida por los servicios de Cercanías y multiplicará su capacidad.

Un portavoz de la Consejería de Infraestructuras negó que las negociaciones para el traspaso de la gestión de Cercanías tengan vinculación alguna con las obras del tren de alta velocidad. Pero también apeló a la calma. "El Estado debe definir los términos exactos de la transferencia del servicio y debe establecer un modelo general aplicable a todas las comunidades autónomas", comentó. Y, sobre todo, puso el acento en la financiación de la mejora de la red actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de diciembre de 2007