"Dejé el vídeo en mi despacho de la Delegación"

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, del PP, declaró la semana pasada en el juicio del falso espionaje al presidente de Caja San Fernando, Juan Manuel López Benjumea. El motivo es que Torres Hurtado era el delegado del Gobierno en Andalucía cuando se produjeron los hechos que se juzgan. Fue de la Delegación del Gobierno de donde partió la falsa información de que López Benjumea estaba siendo espiado y de la que luego se hizo eco El Mundo. Miguel Cuéllar, el abogado de Miguel Ángel Pino, uno de los señalados en la información del falso espionaje, le preguntó a Torres Hurtado por su papel en el caso. Así fue el pasaje sobre el tercer vídeo desaparecido.

Cuéllar. ¿Recibió usted una cinta de video de manos de López Benjumea en su despacho de la Delegación del Gobierno el 30 de noviembre de 2001, el mismo día que El Mundo publicó la información y qué hizo con ella?

Torres Hurtado. Sí, la recibí. Benjumea me trajo un video a primeras horas de la mañana. Sobre las ocho. Allí se quedó, en mi despacho, en la Delegación del Gobierno. Yo no la vi ni le di más importancia porque me despreocupé del asunto, ya lo dije, cuando la policía me dijo que no era ETA. No lo registré ni la visita se registró en el libro de visitas de la Delegación del Gobierno porque era una autoridad, conocido. No hacía falta. Ya le digo. Allí se quedó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50