Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Crisis institucional la Real

María de la Peña dimite a los cuatro meses de alcanzar la presidencia

La profunda crisis institucional en que se halla inmersa la Real Sociedad, a punto de cumplir su centenario en 2009, ha engullido en apenas dos años y medio a sus tres últimos presidentes: José Luis Astiazarán, Miguel Fuentes y María de la Peña. Ésta presentó ayer la dimisión "irrevocable" como mandataria -la sustituirá Juan Larzabal- y consejera en contra de su voluntad, arrastrada por la convulsa situación deportiva, económica y social que atraviesa el club donostiarra. Se despidió con un "aúpa la Real" y lágrimas en los ojos. Sólo ha permanecido cuatro meses en el cargo, los que lleva el equipo en la Segunda División después de 40 años en la máxima categoría. Con ella se van todos los miembros del Consejo de Administración, quienes continuarán de forma interina hasta las elecciones convocadas el próximo 3 de enero.

Las elecciones serán el 3 de enero y planea la opción de un grupo inversor chino

La salida de De la Peña no despeja el negro panorama que rodea a la Real y multiplica las conjeturas acerca de los futuros administradores. Un grupo inversor chino pretende adquirir el 35% del capital social para tomar las riendas del club y con el propósito de reflotar su situación económica. Dicho proyecto, sin citarlo expresamente, fue duramente cuestionado ayer mismo por De la Peña, quien alertó de incurrir en un "error irreparable" si se acepta la entrada de un accionista de referencia, lo que supondría subvertir el actual modelo societario, que impide a los accionistas poseer más del 2% del capital social. Incidió mucho en esta cuestión para alertar de los riesgos de ceder un paquete de control a un inversor determinado, en alusión a Iñaki Badiola, cabeza visible de la empresa Lighthouse Consulting Limited, con intereses económicos en China.

De la Peña, aunque reconoció haber cometido errores, defendió su gestión al frente del club y enumeró una larga lista de proyectos pendientes para mejorar la situación económica, entre los que citó la venta de derechos federativos de futbolistas de la cantera, venta de terrenos de Zubieta y de derechos urbanísticos, ayudas institucionales y una resolución favorable del caso Zubiaurre. También anunció que su Consejo cuenta con un anteproyecto para acercar las gradas al césped de Anoeta, eliminando las pistas de atletismo, cuyo coste se elevaría a 25 millones de euros.

La ex presidenta, no obstante, tendrá que defender el próximo 30 de noviembre el presupuesto de la temporada 2007-2008, muy contestado por varios sectores de la entidad. Condicionado por el descenso a Segunda, la Real ha visto reducida notablemente su capacidad para generar ingresos. En las previsiones económicas para este ejercicio, el consejo estima un déficit de 12,7 millones, pese a que la política de recorte de gastos ha permitido ahorrar 8,5 millones el coste de la primera plantilla.

Esta inercia negativa que ha tomado la Real deja también en el aire la continuidad del actual entrenador del equipo, el galés Chris Coleman, quien ha vinculado su permanencia en el puesto a la continuidad del Consejo que ahora se despide.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2007