Crónica:OPINIÓN
Crónica
Texto informativo con interpretación

'Veni, vidi, vici'

Mariano Rajoy puede estar tranquilo. De entre todos los políticos que hay en el mundo, de todos los colores y tamaños, de toda condición o ideología, no habrá ninguno que le supere. Él ya ha ganado. Ningún político propiciará nunca un titular tan maravilloso: "Rajoy cuestiona el cambio climático apelando a su primo". Qué quieren que les diga. Está Julio César con su "veni, vidi, vici"; Felipe González, con "gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones"; José Luis Rodríguez Zapatero, con "sí, uso mucho la zeta", y Napoleón, con "qué tarde se me ha hecho" (un día que se le distrajo el caballo). Ha habido muchos políticos de frase célebre, pero nadie superará nunca la historia de Mariano, su primo y el cambio climático. Nunca.

"Yo de esto no sé mucho, pero mi primo sí, y me dice mi primo que quién va a saber el tiempo que hará dentro de trescientos años si no se puede asegurar qué tiempo hará mañana en Sevilla". Lo primero que piensas: qué clase de primo tiene Rajoy que no sabe que mañana en Sevilla el tiempo será una maravilla. Pero después se constata que el primo se desmarcó. Que no quería saber nada. ¡Oiga! ¿Es que Mariano ni siquiera se documenta con su primo? Se deduce que Mariano había leído una entrevista de su primo en un periódico, en el que el susodicho primo usaba palabras parecidas, y llegó a sus propias conclusiones. Y las soltó: "Esto del cambio climático es un poco tararí. A mi abuelo siempre le dolía el reúma cuando iba a llover, y nunca nos fiamos del hombre del tiempo. Si no nos fiamos de Mariano Medina, nos vamos a fiar de Al Gore". Verdades como puños. Hay mucha gente a la que le pasa lo mismo que a Mariano: que sólo lee la prensa para confirmar sus prejuicios. Ya pueden decir las noticias lo que digan: ellos leen lo que quieren leer.

En España tenemos esta habitual falta de sentido del matiz: el presidente del Gobierno se propone acabar con los males del cambio climático él solo; en todo caso, que la ONU le eche una mano. (Es como Lisa Simpson). El líder de la oposición cree que menuda chorrada. (Es como Homer). Para el papel de Bart sólo tenemos a Carod Rovira. No da. Peor aún pensar que como Marggie sólo tenemos a Esperanza Aguirre. En resumen: España no da ni para un capítulo de Los Simpson.

Por cierto, a quienes sostienen que con Mariano Rajoy en el Gobierno España estaría a salvo, habría que plantearles: sí, vale, puede ser. ¿Pero quién nos pone a salvo de Rajoy? -

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS