La UCI insiste contra Mayo

La Unión Ciclista Internacional (UCI) está convencida de la culpabilidad de Iban Mayo y no parará hasta demostrarlo. Así lo dejó caer ayer su presidente, Pat McQuaid. "Si a Mayo se le hubiera aplicado el pasaporte biológico, probablemente no habría podido participar en el Tour", señaló McQuaid, quien añadió que está a la espera de recibir el informe absolutorio de la federación española para solicitar al laboratorio de París un segundo contraanálisis de la orina del ciclista vizcaíno. "Tenemos 30 días para solicitarlo y lo haremos. Y si, como esperamos, su resultado confirma el positivo, acudiremos al TAS para que Mayo sea sancionado".

Como telón de fondo de la polémica, hay que dibujar la lucha abierta y declarada entre la federación española y la internacional, que ya vivió una primera batalla judicial ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) en la disputa por la participación de Alejandro Valverde en el Mundial de Stuttgart y que se mantiene viva entre otras cosas por el apoyo español a la Vuelta, enfrentada a la UCI por la cuestión del ProTour. En este caso, el rehén se llama Iban Mayo, que resultó positivo por EPO tras un control por sorpresa el 24 de julio, día de descanso del Tour, y a quien la federación presidida por Fulgencio Sánchez ha exonerado después de que el contraanálisis, efectuado en Gante (Bélgica), un laboratorio diferente al del análisis (París), tuviera un resultado "no concluyente" por ilegible. El contraanálisis no se efectuó en el laboratorio de París (Châtenay-Malabry) porque se encontraba cerrado por vacaciones.

Más información

El médico suizo Mario Zorzoli, científico de la comisión antidopaje de la UCI, admitió que si a Mayo le visitaron el día de descanso del Tour los inspectores antidopaje fue porque vistos sus valores de hemoglobina era sospechoso de haber recurrido a la estimulación sanguínea que procura la EPO y recordó que la lectura fallida de su contraanálisis debería igualarse con el problema que surgió con el contraanálisis de Roberto Heras en el laboratorio de Madrid, que debió efectuarse una segunda vez para dar con un resultado claro y legible. Sin embargo, en la defensa de Mayo aclaran, por su parte, que el contraanálisis de su EPO ya es un caso cerrado.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción