Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:Alonso visto desde... Italia | Fórmula 1 | La pelea por el título

El héroe y el traidor

Un poco Spiderman. Y un poco Venom [su enemigo]. Así es como Italia ve a Fernando Alonso. Y son sentimientos previsibles. En el fondo, el asturiano ha sido el gran enemigo de Michael Schumacher, todo un mito en Ferrari. Todo lo que concierne a la escudería y la fórmula uno es para los italianos de máximo interés deportivo junto a la selección de fútbol.

Para suerte de Fernando, hay italianos que recuerdan sus comienzos y su crecimiento en nuestro país. Para los que no se acuerdan, Alonso creció montado en un kart y transcurrió mucho tiempo dando vueltas por circuitos italianos, sobre todo en la Toscana. Por este motivo habla perfectamente italiano, al contrario de Schumacher que, a pesar de haber ganado cinco títulos con Ferrari, se decidió a pronunciar alguna que otra palabra en italiano sólo en su última temporada.

Hay otros motivos por los que una parte de Italia ve a Alonso como un Spiderman: Minardi. La escudería de su debut en la fórmula uno lo recuerda todavía con gran cariño y un poco de nostalgia. Fernando mostró desde el principio sus cualidades, echando un cable al equipo con mucha humildad. Después de Minardi llegaría el cazatalentos canoso, Flavio Briatore. El español y el italiano formaron un dúo ganador (que podría repetirse en el futuro próximo). Si hoy Alonso tiene una manera de comunicarse eficaz se lo debe sin duda al piamontés, su mánager pero también su guía. Le ha enseñado a comportarse, hablar, moverse y cómo funciona el sistema.

Spiderman, sin embargo, se acaba aquí. Y en escena entra Venom: los italianos que no aman a Alonso le consideran enemigo de Ferrari y un espía. Él fue quien desveló la información que McLaren obtuvo ilegalmente de Ferrari, el traidor de su propio equipo. Es inútil replicar que sólo recibió los correos y no los envió. Inútil destacar que su único amigo en McLaren es un italiano: Fabricio Borra, su preparador. Acusado de espía, Alonso significa para muchos italianos desconfianza. A pesar de su gran interés mostrado por Ferrari (hipótesis que ya se ha caído tras la renovación de Massa), el español siempre se quedará como el piloto del campo contrario, el rival a batir.

Paolo Rossi es periodista de La Repubblica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de octubre de 2007