Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Ciclismo

El Astana más limpio

El equipo de Contador adopta el plan del CSC en la lucha contra el dopaje mientras Bruyneel revoluciona la plantilla

En Barcarrota (Badajoz) han visto a Alberto Contador pasear solo, escuchando el trino de los pájaros. Como solía hacer todas sus vacaciones -de niño, las escolares; de mayor, las que le ofrece el calendario ciclista profesional- el ganador del Tour 2007 carga pilas de cara al inicio de la temporada. Los días caen y noviembre está a la vuelta de la esquina. Pero mientras el campeón del Tour se relaja, la nueva máquina puesta a su servicio se engrasa. Johan Bruyneel, su director ayer y su director mañana, ha tomado las primeras decisiones: primero, cerró un acuerdo con el francés Allain Gallopin (Mondonville-Saint Jean, 1957) para que ejerza de director del equipo, y acto seguido inscribió a la nueva versión del Astana en el programa antidopaje que el propio Gallopin impuso en el CSC, su anterior equipo.

Dados los antecedentes, lo mejor es romper con el pasado. De ahí la revolución de Bruyneel Según informa el CSC, el año pasado realizó 443 controles y no hubo ni un dato sospechoso

El programa, según asegura su ideólogo Rasmus Damsgaard, doctor del Hospital Bispebjerg de la Universidad de Copenhague, tiene tres objetivos: pillar posibles tramposos en el equipo, sentar un nuevo precedente en el marco de la lucha antidopaje y garantizar la salud de los corredores.

"Se trata de competir de una manera segura, saludable y deportiva", explica el responsable del diseño de un plan de seguimiento y control llevado a cabo por vez primera durante la pasada temporada en el equipo danés del CSC. Al tiempo que los ciclistas comunican a la UCI dónde van a estar los próximos tres meses, se lo comunican al programa interno del equipo y en cualquier momento son susceptibles de ser visitados.

Durante el año, fuera de carrera o en competición, un equipo de médicos generalmente suecos visita a los ciclistas. Los resultados de los análisis son transmitidos tanto al equipo como a la UCI. Se trata, en fin, de además de ser honesto, parecerlo.

Según datos procedentes de la web del Team CSC, el año pasado se realizaron 198 controles de orina y 225 de sangre, y en ninguno de los controles se advirtieron datos susceptibles de sospecha. Igualmente, fuentes del club confirman que los corredores se han sometido a controles de CO2, para controlar la hemoglobina sintética, anticipándose así a lo que se prevé sea el futuro de la lucha antidopaje. Poner en práctica este programa le costará al equipo al menos 300.000 euros.

Alberto Contador es el primer interesado en acabar con los dimes y diretes sobre el dopaje que le han salpicado, principalmente por parte de los medios de comunicación franceses, que le han señalado sin aportar prueba alguna, empeñados en muchos casos en relacionarle con la Operación Puerto. La voluntad de dejar claras las cosas que mueve a Johan Bruyneel le ha llevado a tomar la decisión, en parte, de contratar al ya ex director del CSC. No en vano, Gallopin es francés y abanderado en la lucha contra el dopaje.

Dados los antecedentes del Astana, primero durante el mandato de Manolo Saiz y también la pasada temporada (Alexandre Vinokourov, Andrej Kashechkin, Mattias Kessler y Mazzoleni dieron positivos por una u otra causa), lo mejor es poner tierra de por medio. Precisamente por eso, Bruyneel se plantea renovar la plantilla del Astana, decisión que ha de tomar en el transcurso de los próximos 30 días, antes de que comience la competición, no sólo en lo que afecta a los ciclistas, sino principalmente con los mecánicos, médicos y masajistas, algunos de los cuales, como Jandro, el conductor del autocar o Faustino Muñoz, jefe de los mecánicos del Astana, ya trabajaron con Bruyneel cuando el belga corría con el ONCE .

Además de Levi Leipheimer, otros corredores del Discovery Channell parecen tener segura su continuidad al lado de Alberto Contador y Bruyneel. Paulinho, Noval, Baikus, Brajkovic han cerrado ya el acuerdo para correr con el sol kazajo sobre el maillot. Del Astana 2.0 antiguo se quedan los más jóvenes.

Igualmente, Bruyneel, y negocia el fichaje de masajistas y técnicos de confianza para el equipo. El nuevo Astana, la versión 3.0 de un equipo que se reinventa a si mismo a la espera de que el a principios del mes de noviembre, Alberto Contador inicie los entrenamientos con el equipo en el que no pudo correr hace dos años y con el que tratara de ganar su segundo Tour el mes de julio del 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de octubre de 2007