Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Princesas de pasarela

Sarah Ferguson y su hija Beatriz desfilaron en Londres 'fichadas' por Naomi Campbell

Naomi Campbell reinó por doble partida en la Semana de la Moda de Londres. En su clausura, anteanoche, la supermodelo londinense demostró que además de un genio torcido también tiene un poderoso reclamo. Había organizado un desfile benéfico de gala y la pasarela quedó abarrotada de famosos y celebridades. Incluso la princesa Beatriz, nieta de la reina Isabel de Inglaterra, desfiló por primera vez en su vida en ayuda de los muchos ciudadanos que perdieron sus casas en las inundaciones del verano que ha castigado varias regiones inglesas.

Beatriz, de 19 años, titubeó al dar el primer paso la velada de despedida de la Semana de la Moda. Pero venció pronto la timidez y, agarrada de la mano de la duquesa de York, terminó sonriendo su exhibición. Madre e hija vestían escotados modelitos en chiffon negro de Dolce & Gabbana y joyas valoradas en unos siete millones de euros. "Yo nunca he hecho nada así. Y mi presencia sólo tiene una razón, que es humanitaria".

A las modelos Claudia Schiffer, Elle MacPherson, Jessica Stam, Lily Cole, Erin O'Connor y Yasmine Le Bon, se unieron celebridades como la veterana actriz Faye Dunaway, el cantante Sting con su esposa, Trudie Styler; la soprano Katherine Jenkins, el jugador del Manchester United Rio Ferdinand, y el modelo David Gandy, actualmente estrella de las campañas de Dolce & Gabbana.

Ha sido una semana de grandes sorpresas. Prince saltó a la pasarela durante el desfile del diseñador Matthew Williamson. Y no precisamente para hacer alarde de vestuario, sino para brindar a la emocionada audiencia un recital improvisado. El cantante de Minneapolis lleva el verano afincado en Londres y no se pierde un sarao. A principios de agosto, inauguró una serie de 21 conciertos en el 02 Arena, en la reconvertida Carpa del Milenio diseñada por el arquitecto Richard Rogers. Y tras cada actuación, Prince prolonga la juerga en un bar del complejo y en los elitistas clubes de la capital británica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 2007