Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:SERGIO GUTIÉRREZ | Secretario general de las Juventudes Socialistas

"Tengo un subidón de responsabilidad"

Tiene 25 años, le gustan la informática, la lectura y el cine y, aunque se resiste a reconocerlo, cree que Zapatero es la pomada contra el cáncer, "la solución de los problemas reales de los ciudadanos". Le gustan los cantautores, "como buen joven socialista". Y le está costando dar cuenta del libro de Martin Amis 'Perros callejeros'.

Pregunta. ¿Está usted tiernecito?

Respuesta. Estoy tiernecito en el cargo, pero llevo 10 años en política, en la organización de las Juventudes Socialistas.

P. ¿Haber sido portero de fútbol le ayudará a parar penaltis?

R. He sido un buen portero, y creo que es simbólico para ser secretario general. En Juventudes lo bueno que tienes es que no dependes de una secretaría. Tienes que ser portero, delantero, centrocampista y, sobre todo, entrenador.

P. ¿Con qué se suelta el pelo?

R. Con la participación. Yo creo en la política como algo útil, de transformación. Como diría el de Cantabria, me pone la política.

P. ¿Desde su elección ha sacado pecho?

R. No. Yo saqué pecho hace 10 años, cuando decidí participar políticamente. La secretaría de Juventudes es un cargo más de capote, de buen torero, que de boxeador.

P. En su currículo, secretario general del PSOE de Escalona. Pedazo de cargo.

R. Je, je. Es el relevo generacional que propugnamos. No me presenté. Me proclamaron.

P. Los tres militantes de su pueblo.

R. Somos 60. Y con las Juventudes llegamos a ciento y pico.

P. El PSOE les presentó como "los nuevos rojos". ¿No exageran con los colores?

R. Nos importan más los valores que los colores.

P. ¿Hasta cuándo es uno joven?

R. Joven es un sentimiento, más que una edad. Nosotros, hasta los 30.

P. ¿Zapatero es joven?

R. Para ser un presidente, es muy joven.

P. Se definen como republicanos. ¿Qué hacemos con el Príncipe y con Letizia?

R. Nos sentimos y nos proclamamos republicanos y no renunciamos a la república. Pero somos más republicanos en los valores que en las formas del Estado, que hoy no preocupan a nadie.

P. Ahora entiendo lo que decía de los colores. Rojo, lo justito.

R. No, no, no [ríe]. Rojo en los valores.

P. Educación para la Ciudadanía. ¿Se nos vienen las sotanas encima?

R. Han cambiado las procesiones por las manifestaciones. No entendemos si les molesta que hablemos de educación o de ciudadanía. Yo creo que lo segundo.

P. Igual se crecen porque el Gobierno les tiene muy consentidos: financiación, Acuerdos con la Santa Sede...

R. Por eso Juventudes Socialistas vamos a reclamar muchas cosas, entre ellas revisar esos acuerdos.

P. ¿Usted al Gobierno le dice a todo que sí?

R. No. Decimos sí a los avances, pero se tienen que dar nuevos pasos, como aumentar el salario mínimo no a 600, sino a 1.000 euros; y en vivienda, conseguir la emancipación de los jóvenes.

P. Cuando la ministra promete pisitos para todos, ¿se pone a elegir zona o le da la risa?

R. Ninguna de las dos cosas. Me pongo a trabajar con ella en la manera de hacerlo. Y creo que a través del alquiler se va a dar un paso de gigante.

P. Con esto del carguito, ¿le persiguen las militantes?

R. No. Es otro tópico. La erótica del poder no la he visto nunca. Y yo he sido muy fiel siempre. Me ennovié hace tres años y no tengo erótica.

P. No ha notado subidón de sex appeal.

R. Tengo un subidón de responsabilidad, no de sex appeal.

P. ¿Ligaría con alguien de las Nuevas Generaciones?

R. ¿Por qué "ligaría"? A lo mejor ya ha pasado.

P. ¿De qué hablaba con una novia del PP?

R. No eran novias, sino ligues. Y hay temas que no conviene sacar para no fastidiar alguna que otra noche.

P. ¿Qué opina de su homólogo Nacho Uriarte?

R. Tengo una buena relación y muy buena opinión de él. Y, si no se queda anclado en el 14-M, creo que puede representar el futuro del Partido Popular, ahora que necesitan tanto futuro.

P. Lo suyo, aparte del fútbol, es el bricolaje. ¿Aquí tendrá que hacer mucha carpintería y mucha manutención?

R. Y mucha fontanería. En la política hay que ser un manitas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de septiembre de 2007