Reportaje:

El Athletic elige colegio

El club insta a los cadetes a matricularse todos en el mismo centro y recibir clase en castellano

La directiva del Athletic Club, que desde mediados de julio preside Fernando García Macua, ha invitado a los padres de los futbolistas del cadete A a matricular a sus hijos de cara al próximo curso en un mismo colegio de Bilbao, con la idea fomentar la noción de grupo, controlar mejor su rendimiento escolar y adaptar comidas y horarios a sus hábitos deportivos.

La idea ha sido recibida de manera muy diferente por las familias afectadas, y más de la mitad han declinado la oferta, pese a que en las reuniones mantenidas por interlocutores de Lezama con los padres de los niños, nacidos en su mayoría el año 1992, han sido puestos en aviso de lo conveniente que resultaría para sus hijos colaborar con el proyecto. De acuerdo con el colegio, el Athletic ha diseñado un horario especial para los alumnos -liberados de ir a clase durante una hora cada mañana para entrenarse- y una alimentación controlada por dietistas adscritos al cuerpo médico de Lezama. Todo eso no lo podrán hacer quienes no se inscriban en el centro escogido por el Athletic, así que entrenarán sólo tres horas a las semana, como venía siendo norma hasta ahora.

Las familias consultadas por este periódico han declinado hacer declaraciones por temor a las represalias en algunos casos o "por respeto al Athletic", como apuntó Jon Aspiazu, segundo entrenador del Espanyol y padre de uno de los chavales que forman la plantilla del equipo cadete. Sin embargo, es vox populi en los corrillos que se forman alrededor de los campos de entrenamiento de Lezama que la idea no ha sentado bien a las familias, por diferentes razones: por lo apresurado de su puesta en marcha -se les comunicó mediado el mes de agosto y las clases empiezas dentro de diez dias-, por cuestiones logísticas -niños que tardan diez minuntos en ir de casa al colegio deberán despertarse dos horas antes-, por estar satisfechos algunos padres con la escuela a la que acuden ahora sus hijos, traducido en un alto rendimiento escolar que podría verse afectado por el cambio y, por último, por razones que afectan al estudio y protección del euskera.

Según las normas del Gobierno vasco, los centros escolares pueden impartir todas las horas lectivas en castellano (modelo A), todas en euskera (modelo D) o repartir el temario mitad y mitad (modelo B). De acuerdo con el colegio, la oferta que la directiva rojiblanca trasladó a las familias afectadas es un hibrido de los modelos A y B: todo en castellano, y la asignatura de Ciencias Naturales en euskera. Se da el caso, además, de un chaval que ha cursado estudios en el Liceo Francés, motivo que ha llevado a sus padres a renunciar a la oferta de la directiva de Macua. La idea, en cualquier caso, recupera el espíritu de un estudio realizado durante el mandato de Javier Uría Etxebarria, presidente del Athletic de 2001 hasta su fallecimiento, en el 2003.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS