Prisión para el acusado de matar a su ex pareja en Gandia

La víctima estaba sujeta a una orden de protección judicial

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Gandia (Valencia) decretó ayer el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, para el joven rumano de 23 años acusado de apuñalar a su ex pareja y a un amigo de ésta el pasado domingo en el paseo marítimo de Gandia. Una resolución anterior impedía, teóricamente, al supuesto agresor acercarse a su ex pareja. Por ello se había ordenado un régimen de visitas al hijo de ambos, en el que otra persona hiciera de intermediaria.

El acusado de haber matado a su ex mujer, una joven rumana de 20 años, prestó

Una resolución impedía al acusado acercarse a la víctima o comunicarse con ella

declaración ayer por la mañana en el juzgado encargado de investigar los asuntos relacionados con la violencia sobre la mujer. El juez instructor abrió una causa por dos delitos de homicidio, uno de ellos, en grado de tentativa. El titular ordenó la prisión del acusado, que ayer por la tarde estaba a la espera de que los agentes de la Guardia Civil lo trasladaran a la cárcel de Picassent (Valencia), según informó la Comisaría de Gandia donde había estado detenido desde el domingo.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana informó de que la víctima había presentado una denuncia el pasado 17 de julio por presuntos malos tratos continuados. A su vez, la fallecida había solicitado una orden de protección contra su marido, que carecía de antecedentes penales y policiales. Al día siguiente, el juez dictó un auto de alejamiento cautelar con el fin de "proteger a la víctima de manera inmediata", informó el TSJCV. Finalmente, el 20 de julio se tomó una orden de protección con una vigencia de tres meses, que prohibía al detenido acercarse a su mujer en un radio de 300 metros, así como toda comunicación con la denunciante y ordenó la salida inmediata del presunto agresor del domicilio conyugal.

El magistrado también dictó en la resolución una serie de medidas civiles que incluían atribuir a la madre la custodia del hijo de ambos, un menor de 26 meses, por entonces. En esta orden, se hacía constar el derecho del progenitor a visitar a su hijo los fines de semana alternos. Se especificaba que "una persona de recíproca confianza sería la encargada de recoger y reintegrar al menor" para evitar que los cónyuges coincidieran en el mismo espacio. El día 30 de julio la víctima pidió que se dejara sin efecto la orden de protección, además de solicitar el archivo del procedimiento que, no obstante, se mantuvo abierto, así como la vigencia de la orden de protección.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Consellería de Bienestar Social investiga si algún familiar de la joven rumana puede hacerse cargo del menor de tres años, según informó Efe. Aunque la madre está de camino desde Rumanía, la fallecida no tenía ningún familiar en Gandia y una familia ecuatoriana la había acogido desde su separación. Esta familia había sido amenazada por el presunto agresor, que finalmente agredió a uno de sus miembros, el joven de 20 años que acompañaba a la víctima en el momento de la tragedia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS