Carretero amenaza con escindirse de Esquerra si la dirección no apuesta por la independencia

Puigcercós no cree la amenaza del ex consejero y afirma que fuera de ERC "no hay vida"

Al líder de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod, le espera un otoño caliente. Desde hace algún tiempo ERC se debate en una crisis interna entre una dirección del partido que quiere centrar su acción de Gobierno en el despliegue del Estatuto y una parte de la militancia que critica su política pactista en Madrid y en Cataluña y exige un clara apuesta por la independencia junto a un relevo en la cúpula. Ayer, la temperatura del debate aumentó varios grados por la amenaza del ex consejero Joan Carretero de crear un nuevo partido. En ERC no se creyeron el aviso.

De momento, ese creciente malestar lo canaliza Joan Carretero, ex consejero de Gobernación en el primer tripartito que lideró Pasqual Maragall. "Queremos mucho a ERC. Pero los partidos no dejan de ser herramientas y lo único importante es Cataluña. Si en algún momento ERC no fuese la adecuada para construir el país, alguien se tendría que inventar una nueva herramienta. Estoy hablando de un partido político", señaló ayer Carretero en la localidad francesa de Prada de Conflent, donde se celebra la Universitat Catalana d'Estiu.

Sin embargo, Carretero evitó erigirse en futuro líder de esa formación. "En Cataluña hay patriotas que quieren ir más lejos. Si ningún partido catalán quiere ir en esa línea, estoy convencido de que habrá gente que se organizará para crear esa nueva herramienta política", explicó, al tiempo que exigió "un cambio en la dirección" del partido.

Carretero ya tiene pensado el calendario para presentar sus propuestas a la militancia. Tendrá su primera oportunidad en la conferencia nacional del partido, que se celebrará el 20 de octubre. Y en el verano de 2008 le aguarda el congreso extraordinario de ERC. Los descontentos se han agrupado en torno a la plataforma reagrupament.cat, que según Carretero cuenta con un millar de adhesiones.

El ex consejero pretende llevar la reivindicación de independencia a las más altas instancias internacionales. "Ni en España ni en Cataluña nos va a ayudar nadie. Si queremos que nos dejen convocar un referéndum tenemos que llevar un millón de firmas o más a la ONU y a la UE y explicarles cuál es nuestra situación", aseguró. "O se internacionaliza la cuestión catalana o no haremos nada", añadió.

El secretario general del partido, Joan Puigcercós, rechaza las posturas de Carretero, al tiempo que mantiene una pugna con Carod por el liderazgo del partido. Ayer, desdeñó la amenaza del ex consejero de fundar un nuevo partido y le advirtió de que "no hay vida ni espacio fuera de Esquerra". "Ha habido muchos intentos de vertebrar opciones independentistas. Es una opción legítima, pero la voluntad mayoritaria de la gente de ERC es fortalecer el proyecto político de Esquerra", agregó. Puigcercós recordó que los republicanos nunca han renunciado al independentismo, a superar el actual marco político y conseguir que Cataluña tenga un Estado propio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Crisis del catalanismo

A Prada también acudió el diputado de CiU en el Parlament Francesc Homs, quien tendió la mano a ERC para configurar un "amplio espacio catalanista que haga frente al espacio de izquierdas representado por el tripartito", debido a la crisis que sufre el catalanismo por "disputas de carácter personal".

Sin embargo, Homs dijo sentirse ideológicamente "más próximo" a algunas ideas expresadas últimamente por Maragall que a ciertos sectores de ERC. La voluntad de CiU, dijo, es "abrirse al máximo de sectores catalanistas posibles", y en ese sentido opinó que su partido podría beneficiarse del voto catalanista del PSC, que quedó "huérfano" tras la salida de Maragall.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS