Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Irak y los bombardeos a las dictaduras

Lo peor no es que se lancen bombardeos contra las dictaduras, lo peor es que se lanzan sobre una población inocente. La dictadura de Sadam Husein ya no existe. Lo hemos cambiado por un país destrozado, una guerra civil, y un terrorismo que antes no tenía. ¡Buen cambio! Los ciudadanos de Irak estarán contentos porque los países que decidieron invadirlos les han llevado la salvación. Las cabezas pensantes de la macabra idea de invadir y bombardear Irak estarán también satisfechos.

¿Se ha preguntado alguien si los líderes que presumen de democráticos y evangelizadores de la libertad hubieran invadido y bombardeado España porque vivía bajo una dictadura? ¿Alguien se imagina una España, sin ministerios, sin organización, sin ejército, sin Estado, destrozada en todos los sentidos, machacada en su totalidad? Eso sí, sin dictadura. Afortunadamente, no pasó porque los líderes de esa época no conocían las islas de las Azores, ni España tenía petróleo. Los españoles hemos tenido la suerte de saber pasar de la dictadura a la democracia sin tanques, ni bombarderos "amantes de la libertad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de agosto de 2007