El cerco a los billetes de 500 euros multiplica las declaraciones voluntarias a Hacienda

La Agencia Tributaria recuperó 5.310 millones en la lucha contra el fraude en 2006

El color del dinero negro en España es, en realidad, el morado de los billetes de 500 euros. Hacienda puso en marcha en 2006 una investigación para desenmascarar a los grandes usuarios de esos billetes ante las sospechas acerca de 2.100 operaciones potencialmente fraudulentas. Los primeros casos, vinculados al sector inmobiliario, ya están en manos de la fiscalía. Y el cerco de la Agencia Tributaria ha metido el susto en el cuerpo a más de uno: dos centenares de contribuyentes han declarado voluntariamente -de forma extemporánea; es decir, totalmente fuera de plazo- operaciones con billetes de 500 para evitar la visita de un inspector de Hacienda. El importe conjunto de las declaraciones es de cinco millones de euros.

Una empresa compra un inmueble a través de un testaferro, que paga al vendedor con billetes de 500 euros y desaparece para eludir el pago a Hacienda. A grandes rasgos, ése es el primer supuesto delito fiscal con billetes de 500 que investiga la fiscalía anticorrupción. El director general de la Agencia Tributaria, Luis Pedroche, aseguró ayer que tras ese caso "ha habido algunos más", que no quiso precisar, dentro de las 2.100 operaciones a las que Hacienda está siguiendo el rastro: movimientos que emplean más de un millar de esos grandes billetes en operaciones, por lo general, del sector inmobiliario.

Pero las pesquisas de la Agencia Tributaria han dado frutos adicionales. "Un efecto inducido", lo denominó Pedroche. Ante la campaña de Hacienda, los contribuyentes "han reaccionado con la presentación de más de 200 autoliquidaciones extemporáneas de IVA, sociedades e IRPF en sólo unos meses, por importe de más de cinco millones de euros". En román paladino: las investigaciones de Hacienda han disparado las declaraciones voluntarias de dos centenares de contribuyentes. Algunos de ellos, hasta dos y tres años después de realizar esas operaciones con billetes de alta denominación.

"La utilización de billetes de 500 euros no supone ninguna ilegalidad, pero puede ser una alarma que advierta del incumplimiento de las obligaciones tributarias", aseguró Pedroche. "En algunos casos hemos detectado conductas delictivas que ya persigue la fiscalía", abundó. Los inspectores investigan el origen y el destino de las grandes operaciones con el objetivo de identificar a los autores de las mayores operaciones con los billetes de 500, también conocidos bin laden. Para ello, cuentan con información del Banco de España, de las empresas que transportan grandes sumas e incluso de las entidades financieras, amparándose en los protocolos que entraron en vigor en 2006 para luchar contra el blanqueo de capitales.

Además de las primeras consecuencias del cerco a los billetes de 500 euros, Pedroche presentó la Memoria 2006 de la Agencia Tributaria, una auténtica ensalada de cifras entre las que destacan los resultados de la lucha contra el fraude. Hacienda ingresó el pasado año 5.310 millones de euros procedentes de actuaciones contra diversos fraudes tributarios, con un aumento del 15,1% respecto al año anterior. El director de la agencia calificó el resultado como "satisfactorio" por su impacto sobre las principales bolsas de fraude: el sector inmobiliario, las tramas del IVA -muy centradas en la comercialización de productos telefónicos e informáticos- o la operativa detectada en el impuesto de matriculación de vehículos importados.

- Sector inmobiliario. Bajo la lupa de Hacienda desde hace años, en 2007 se ha convertido en la gran prioridad de la Agencia Tributaria: el 40% de sus inspectores se dedican a perseguir desde este año delitos en este sector, unos 2.000 profesionales entre inspectores, subinspectores y otro tipo de personal. Pero la fijación de Hacienda con esta bolsa de fraude se dejó notar ya en 2006, con más de 6.500 inspecciones, un 86% más que en 2005. La deuda liquidada tras estas inspecciones ascendió el año pasado a 741 millones de euros, el 34% más que el año anterior. Los alquileres están también en el punto de mira de la Agencia Tributaria: el mayor control sobre los inmuebles en la declaración de la renta ha sacado del limbo fiscal casi 200.000 pisos en alquiler en los dos últimos años.

- Tramas del IVA. Hacienda ha estrechado el control sobre las denominadas operaciones carrusel: empresas que solicitan devoluciones del IVA sin tener derecho a ellas. Los sectores de componentes informáticos y material de telefonía, que tradicionalmente son los que más fraude cometen en relación con el IVA, redujeron las solicitudes de devolución en más de un 50% en 2006.

- Impuesto de matriculación. En la importación de vehículos de gama alta, el fraude habitual consiste en declarar un valor de adquisición muy bajo para pagar menos impuestos. El control de Hacienda elevó la cuota media -que se ingresa en las arcas públicas- de 1.422 euros a 1.676 euros el pasado año. El fraude cayó un 55%.

- Vigilancia aduanera. El valor total de las mercancías intervenidas por los órganos de vigilancia aduanera en 2006 ascendió a 3.860 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 18 de julio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50