Reportaje:Fútbol

El nuevo salto de Ayala

El Zaragoza paga los seis millones de cláusula del central al Villarreal antes de que debute

Aunque estaban en Mestalla, el campo rival por antonomasia, los aficionados del Villarreal rompieron a aplaudir al futbolista adversario con el número cuatro a la espalda. Era el penúltimo partido de la pasada Liga y todos sabían que Roberto Fabián Ayala (Paraná, Argentina; 34 años) había firmado en febrero por el submarino amarillo, que se lo llevó gratis después del enfrentamiento del jugador con el director deportivo del Valencia, Amedeo Carboni. El italiano fue acusado de primar viejas rencillas "personales" y dejó escapar al central sin renovarle. El Villarreal, además, aceptó la propuesta del jugador de rebajarle la cláusula a seis millones de euros. Fue su perdición: el Zaragoza confirmó ayer que pagará la cláusula de rescisión y se hará con sus servicios para las próximas tres temporadas.

El negocio es redondo para el equipo castellonense, que lo fichó gratis del Valencia

Aunque no se había vestido de corto, Ayala sí que había posado con la elástica amarilla. "Es un club que se adapta a lo que necesito. Espero poder rendirle a la institución y a la afición", expresó el central desde Venezuela, donde está disputando la Copa América. Pero las palabras pronto cayeron en el olvido. El jueves, Miguel Pardeza, director deportivo del Zaragoza, llamó al representante del jugador, Gustavo Mascardi, y le avisó de sus intenciones. Dos llamadas telefónicas más tarde, Mascardi ya estaba dando el sí al club aragonés, que sólo debía advertir al Villarreal de que abonaría los millones para llevarse al jugador. "Se han enfadado un poco porque ellos querían tener al central", aseguran desde la secretaría técnica del Zaragoza; "pero han ganado seis millones gratis". El negocio para el equipo castellonense es redondo. Y, mientras, el Valencia sigue tirándose de los pelos por haberle dejado escapar sin compensación alguna.

Conocido por sus terribles saltos y su fama de central duro, Ayala comenzó a jugar al fútbol a los 15 años en el San José, donde compartía el eje de la defensa con su padre. El progenitor actuaba de libre y Fabián de central marcador. Poco después, al tiempo que contraía matrimonio, le llamó Ferrocarril Oeste. Pero no fichó porque no tenían hueco en su pensión y porque su familia no podía pagar otra casa. Cuando se liberó una habitación, comenzó la carrera de Ayala, que pasó de repartir los productos lácteos de su padre de puerta en puerta a jugar en el River Plate y en la selección argentina. No sólo ha ganado un torneo Apertura (River), un scudetto (Milan), dos Ligas, una UEFA y una Supercopa (Valencia), sino que es el futbolista que más veces ha defendido la camiseta albiceleste (114) tras su participación en los Mundiales de Francia 98, Japón y Corea 2002 y Alemania 2006. Admirador de Baresi y Ruggeri, Ayala le ha dado la espalda al Villarreal, que lo pierde sin tan siquiera haberlo probado.

Dos horas después de cerrar el fichaje de Ayala, el Zaragoza llegó a un acuerdo con Ricardo Oliveira (São Paulo, Brasil; 27 años), que jugará cedido una temporada en el equipo blanquillo tras su fugaz paso por el Milan. "Está roto", llegaron a decir sus representantes, tras reunirse en Milán con Ariedo Braida, director deportivo del equipo italiano, y con el ex jugador Antón Polster, intermediario del Zaragoza. La razón: los abogados del ariete demandaban tres millones netos por curso. Ante la negativa de la entidad aragonesa, el entorno del brasileño reculó y ayer aceptó los dos millones pactados al inicio de las negociaciones. El Zaragoza obtiene a Oliveira por un curso y se guarda una opción de compra por 10 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50