Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento coruñés expropia las chabolas de Penamoa

El tercermundista poblado de chabolas de Penamoa, a la entrada de A Coruña, desaparecerá gracias a la tercera ronda, la vía de conexión de la ciudad con el resto de la comarca que construye la Xunta. El gobierno local en funciones, que preside el socialista Javier Losada, aprobó ayer la expropiación de los terrenos para esta infraestructura, que atravesará el actual asentamiento de chabolas más grande de la provincia, donde medio millar de personas viven desde hace más de dos décadas en condiciones infrahumanas, sin servicios básicos mínimos, como agua o luz, en medio de pistas de barro y de la basura. Sus habitantes, de etnia gitana, se dedican principalmente a la compra y venta de chatarra o a la venta ambulante en ferias, aunque también existe un importante número de personas que negocia con el tráfico de drogas, actividad por la que es más conocido el barrio.

El ayuntamiento calcula que sólo unas 40 familias se podrán beneficiar del plan de erradicación del chabolismo que desarrolla con la Xunta para encontrar realojo, mediante ayudas públicas que les permitan financiar la compra o el alquiler de una vivienda. Los servicios sociales del municipio llevan años trabajando con los vecinos de Penamoa en su reinserción social, según el ayuntamiento, y tienen un censo exacto de los chabolistas, cuyo número engrosó considerablemente tras el anuncio de la desaparición del poblado para acoger la tercera ronda. Sólo los que "tenían carencia de vivienda" real disfrutarán del derecho a las ayudas para su realojo.

En la última junta de gobierno de se adoptó otra importante decisión urbanística, la adjudicación al arquitecto catalán Joan Busquets de la redacción del nuevo plan de ordenación de A Coruña, que sustituirá el actual, en vigor desde 1998. Adaptar las normas urbanísticas de la ciudad a la nueva legislación gallega del suelo así como reordenar el centro, sobre todo en los terrenos que ahora ocupan las instalaciones portuarias que se trasladarán a la futura dársena exterior, situada en Punta Langosteira, constituyen los retos del nuevo documento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de junio de 2007