Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vioque logra el tercer grado por sufrir una enfermedad terminal

El abogado arosano cumplía dos condenas por un total de 25 años

El juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, ha concedido al abogado Pablo Vioque el tercer grado penitenciario que éste había solicitado al encontrarse en la fase terminal del cáncer que se le detectó en 1999, un año después de ser detenido por una operación de narcotráfico. Vioque cumplía por ella una condena de 18 años y otra de 7 por intentar el asesinato del entonces fiscal antidroga, Javier Zaragoza.

El auto, con fecha de ayer, autoriza la excarcelación de Pablo Vioque Izquierdo por "respeto a la dignidad del ser humano y apelando a los principios humanitarios", que recoge el derecho penitenciario. El juez central de Vigilancia Penitenciaria desestima el recurso del fiscal que sistemáticamente se opuso a la progresión de grado del narcotraficante.

Vioque cursó varias peticiones para, según alegaba, poder "morir en casa" y rodeado de su familia. Después de los informes forenses que han constatado el "padecimiento de una enfermedad grave e irreversible", la Dirección General de Instituciones Penitenciarias autorizó su excarcelación el pasado 18 de mayo basándose en el informe favorable de la junta de tratamiento de la prisión que se reunió en con carácter extraordinario ante el empeoramiento del enfermo. La Fiscalía se opuso alegando el historial delictivo del abogado y considera que "a pesar de su estado le cree capaz de dirigir, organizar y planificar actos criminales, incluso dentro de la prisión".

El tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid que había condenado a Vioque Izquierdo por urdir el complot para asesinar a Zaragoza, actual fiscal jefe de la Audiencia Nacional, también informó favorablemente la excarcelación de Vioque y, en un auto del pasado 25 de abril, suspendió la ejecución de la condena por "sufrir una enfermedad grave e incurable".

El propio Vioque, el pasado 5 de marzo, envió un escrito de arrepentimiento y perdón al juez central de Vigilancia Penitenciaria. El abogado manifiesta "el repudio hacia la actividad delictiva del narcotráfico" y realiza una petición expresa de perdón hacia las víctimas.

Tras abandonar la prisión, Pablo Vioque, de 54 años, fue internado en el hospital Gregorio Marañón y es posible que sea trasladado a su domicilio particular, por expreso deseo del enfermo. A pesar de que el auto del juez de Vigilancia Penitenciaria ya se ha ejecutado, ordenando ayer la excarcelación de Vioque, la Sección Primera de la Audiencia Nacional todavía no se ha pronunciado, aunque es poco probable que el tribunal ordene el regreso del enfermo a prisión.

Vioque permanece en prisión ininterrumpida desde 2001, cuando se encontraba en libertad bajo fianza y fue implicado en una segunda operación de narcotráfico de la que resultó absuelto. Cumple condena por introducir casi 2000 kilos de cocaína en mayo de 1991. Por aquel entonces era el secretario de la Cámara de Comercio de Vilagarcía y un influyente abogado en los altos estamentos de la política.

Antes de que uno de sus hombres de confianza le delatara, Vioque se vio envuelto en el asesinato del tesorero de la Cámara a manos de dos sicarios colombianos en Benavente (Zamora). Fue el primer ajuste de cuentas de la historia del narcotráfico en Galicia, aunque en realidad era Vioque el objetivo por haberse quedado con una parte del cargamento de droga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007