Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Torrefiel, un barrio a medias

Los vecinos exigen al Ayuntamiento de Valencia la urbanización de sus calles salpicadas de solares, escombros y ratas

"Rita Barberá, Miss Ruina 2000-2007". Las pancartas contra el Ayuntamiento alternan con los carteles de "Se vende". Nadie permanece a la espera en los últimos bloques de viviendas del barrio de Torrefiel, junto a la Avenida de los Hermanos Machado. El que puede se va y el que se queda protesta. Los vecinos conviven desde hace siete años con un terreno a medio hacer, aspirando a que los descampados pasen a parques como dice el plan general urbano de 1989 y un PAI (Plan de Acción Inmediata) aprobado por el Consell en 2002. El abandono ha convertido a la calle del Río Bidasoa en el basurero del barrio y el hogar favorito de las ratas.

"Ahí está la grúa indultada", señala Carmen Alonso, vecina del barrio de Torrefiel desde hace 22 años. El amasijo de hierros apenas conserva su color amarillo original. "Construyeron la finca y ahí se quedó. No la mueven desde el día en que acabaron las obras", asume Julio Vicente Sanz, vecino del edificio que la grúa jubilada ayudó a construir. "Cuando se ejecute la obra de urbanización el suelo pasará a ser de municipal, por eso la acera de la fachada aún no está urbanizada", respondió a los vecinos, el pasado febrero, el servicio municipal de infraestructuras.

"Valencia es una ciudad especialmente inacabada", critica Josep Sorribes, profesor Economía de la Universitat de València. En el centro de ese análisis aparecen casos como el de Torrefiel. Bloques de nuevas viviendas junto a pequeños reductos de huerta, una alquería del siglo XVII en venta y un inmenso solar. Los vecinos tienen la sensación de vivir de prestado en la ciudad. Apenas a un cuarto de hora a pie de la plaza del Ayuntamiento y dentro del cinturón formado por la avenida de los hermanos Machado. "Río Bidasoa ¿Es Valencia?", pregunta una pancarta.

"Dicen que van hacer un parque"; "Cuando abran el acceso a la avenida igual la cosa cambia"; "Se habla de que los del PSOE han prometido algo"... Las tertulias vecinales auguran un futuro grisáceo para una transformación verde de los solares. Los vecinos de Residencial Ronda Norte, la mayoría de VPO, enviaron el pasado diciembre un escrito al Ayuntamiento exigiendo la definición urbanística de su entorno. La respuesta municipal alude al desarrollo del PAI, y niega su responsabilidad.

El Plan General de Ordenación Urbana de 1989 considera que el solar ocupado por una alquería del siglo XVII es un lugar destinado a un parque. Los vecinos temen que el deterioro de la típica casona acabe en una recalificación del terreno. Es decir, que deje sin parque a los hijos de las jóvenes parejas que llegaron con la promoción de las casas de protección oficial.

De momento, un cartel anuncia la venta del caserío que cuenta con un jardín de naranjos tapiado de 700 metros cuadrados. Desde la Asociación de Vecinos de Torrefiel aseguran que el propietario de la alquería ha puesto a disposición del Ayuntamiento la instalación para evitar que el deterioro termine por tirar la casa. "Alquería + Parque", avisan desde una ventana frente al solar. Los vecinos han hecho de la conservación de la antigua hacienda una de sus principales reclamaciones.

El desarrollo urbano que al menos asfalte las calles se ha eternizado. "Ahora, como llegan las votaciones, nos ponen farolas para taparnos la boca", explica Sanz. "Tiene gracia, porque de la luz es de las pocas cosas de que no hemos reclamado", lamentan desde la asociación. "Lo peor son las ratas por la noche. Está lleno. Y cuando llueve se pone impracticable", explica Sanz. Se refiere a los abundantes tramos de calles sin asfaltar. "El París-Dakar de Torrefiel" como bautizan los vecinos a los barrizales. En el solar, un único árbol crece. Lo plantó la candidata socialista Carmen Alborch. Algo es algo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de abril de 2007