JUDÍOS

Todas las semanas santas

La Semana Santa en Madrid tiene muchas caras. Este año, además, es especial: los calendarios católicos, ortodoxo y judío han coincidido en sus celebraciones. ¿Cómo será pasar estos días con incienso, huevos de pascua o con pan sin levadura? Hay maestros en el tema.

El panorama de las religiones ha cambiado en todo el país. En la capital hay un millón de inmigrantes censados, cerca del 16% de la población, y muchos de ellos han traído consigo sus creencias. Misas, oficios especiales, cenas en familia y música son algunas de las formas de seguir estas tradiciones.

Más información

La católica sigue siendo la fe con más fieles en España y eso se nota en las conmemoraciones y procesiones de Semana Santa. Pero otras confesiones minoritarias, y ya no tan minoritarias, también ofician liturgias especiales.

Muchos de los cerca 100.000 rumanos de la región, la mayoría ortodoxos, celebrarán el sábado en la Plaza Mayor una festividad que sólo coincide cada siete años con el almanaque católico. Los protestantes también tendrán servicios religiosos, pero dentro de las 150 iglesias que, según su cálculo, tienen en la Comunidad de Madrid. En las casas de los 40.000 judíos que se congregan en España tampoco faltan motivos para celebrar y, entretanto, los musulmanes -200.000 residen en Madrid- advierten que no son ajenos a la espiritualidad de esta semana.

CATÓLICOS. 15 procesiones tradicionales para los fieles

Los católicos conmemoran hoy, Jueves Santo, el Día del Amor Fraterno; mañana, Viernes Santo, la muerte de Cristo, y el domingo, su resurrección, en distintos oficios religiosos intramuros de los templos. Afuera, aunque Madrid no es Sevilla, son muchos los asistentes que contemplan los 15 pasos procesionales que, hasta el domingo, surcan las calles de la ciudad. Ahora también los latinos se unen a los fieles autóctonos.

También están los visitantes: el Patronato de Turismo organiza visitas para promocionar las procesiones. Una novedad es la misa cubana de José María Vitier, dedicada a la Virgen de la Caridad del Cobre, que llenará de música el Centro Cultural de la Villa.

Las calles céntricas acogen hasta el Domingo de Resurrección 15 procesiones y una tamborrada final. El jueves y el viernes registran la mayor concentración procesional: Jesús el Pobre, el Gran Poder, el Silencio... Las diócesis de Getafe y de Alcalá de Henares harán también gran despliegue. Se recomienda el transporte público. Más información en el 010 y en www.esmadrid.com.

PROTESTANTES. Música de Bach con huevos de Pascua

En los templos protestantes no hay imágenes. "La música las sustituye como expresión artística", explica el obispo anglicano de Madrid, Carlos López Lozano. Y en estos días de Semana Santa mucho más; el representante de la Iglesia Española Reformada Episcopal advierte de que los órganos retumban para recordar la resurrección de Jesús. "Suenan más que nunca", dice. "Especialmente en las iglesias de tradición europea, donde interpretan a autores como Haydn y Bach".

No hay procesiones protestantes, tampoco la obligación de ayunar carne: "Sólo se invita al creyente a que decida si debe privarse de algo como chocolates, o hasta la televisión".

Aunque el Jueves Santo recuerdan la última cena de Jesús, el domingo es el día más importante. "Nuestra fe no cree en un Cristo sufriente, sino en uno vivo". Por eso, en la iglesia catedral del Redentor, en la calle de la Beneficencia, aparecen los huevos de Pascua que, en países como Alemania, suelen buscar los niños. "Representan el origen de la vida", explica López.

ORTODOXOS. Llega la fiesta de todas las fiestas

Incienso, huevos pintados, pan mojado en vino y sobre todo luz. Mucha luz. Así celebran los ortodoxos rumanos la Pascua, y así la celebrarán el próximo sábado en la plaza Mayor de Madrid, donde tendrá lugar una misa nocturna para celebrar la resurrección de Jesucristo. "Nosotros resaltamos especialmente la resurrección. No nos quedamos en la pasión de Cristo. Celebramos su vuelta a la vida con alegría", asegura Teófilo Moldovan, arcipreste de la Iglesia ortodoxa rumana en España. "Para nosotros es la fiesta de todas las fiestas", explica.

En la región viven más de 100.000 rumanos. La mayoría de ellos ortodoxos, según Moldovan. El sábado, a las 21.30, comerán huevos cocidos teñidos de rojo y pan mojado en vino, la "pascua", la primera comida después de la cuaresma -40 días sin comer lácteos, alcohol, huevos y carne-, y recibirán la luz de la resurrección. Fuera de Madrid, los ortodoxos rumanos también tendrán su misa de Pascua. Será a media noche del sábado en el polideportivo Príncipe de Asturias de Arganda del Rey.

MUSULMANES. Sábado de recogimiento en la mezquita

A casa llena estuvo la mayor mezquita de Madrid el pasado sábado. Un gran número de musulmanes se congregó en este templo blanco ribereño de la M-30 para conmemorar el nacimiento del profeta Mahoma. En la Comunidad de Madrid residen casi 100.000 personas de religión islámica.

"Lo hemos celebrado en la mezquita con un canto especial para los niños", detalla el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, Riay Tatary. "Incluso algunos invitados y profesores disertaron sobre la vida del profeta como padre, esposo y hombre que trabaja para los demás".

Aunque el calendario musulmán no celebra la Semana Santa, Jesucristo también es un profeta para los islámicos. Tatary advierte de que las 1.080.000 personas que, según sus datos, siguen la fe de Mahoma en España no son ajenas a la espiritualidad que sienten los cristianos en este momento: "Nosotros, los que estamos viviendo en un ambiente de mayoría cristiana, sentimos que estos son días de paz".

JUDÍOS. Pan ácimo para celebrar la libertad

El calendario lunar que siguen los judíos permitió que la pascua de Pesaj coincidiera este año con la Semana Santa. Por eso los cerca de 40.000 ciudadanos que guardan estas tradiciones en España estaban llamados a reunirse en sus casas en la noche del lunes y del martes, para cenar y leer en familia la historia que narra la salida del pueblo de Israel de Egipto.

Pesaj, o la fiesta de la libertad, está llena de platos con sabores amargos y dulces que, por una semana, sustituyen las levaduras por matzá o pan ácimo. "Éste es el pan de la aflicción que comieron nuestros antepasados al salir de Egipto", recitan en una ceremonia que sigue el orden que practicó Jesús en su última cena.

En Madrid, algunos leen la historia en ladino para recordar el castellano que hablaron los judíos españoles de la Edad Media. Luego viene la cena: junto a un cordero y hierbas amargas, no falta el jaroset, una mezcla de manzanas o frutos secos que, de acuerdo con el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Jacobo Israel, recuerda el color de los ladrillos que pegaron sus antepasados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de abril de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50