Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Fútbol | Vuelta de dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA

El Celta pasa a la siguiente ronda con un partido de trámite

Resulta difícil explicar qué sucede en Balaídos. El público soporta como puede al peor equipo de la Liga en casa y, sin embargo, ayer se sentó en la grada con el convencimiento de que el partido contra el Spartak era un trámite. Y lo fue. Es el ánimo europeo, un aire corajudo que hace que el Celta no haya perdido un solo partido continental en su campo en los últimos ocho años: 17 victorias y 4 empates desde 1998.

Los celestes salieron con fuerza desde atrás, con mucha autoridad en sus líneas, muy ordenadas. El juego se benefició de las lagunas del cuadro de Fedotov. Nené fue el protagonista por lo bueno y por lo malo. Mientras el grupo hilvanaba jugadas de gran precisión el brasileño desperdició un par de ocasiones nítidas. En la tercera, recibió un pase de Núñez, echó una gran carrera y se jugó el tipo con una vaselina brillante, artística, un balón imposible para Khomich pero espléndido para la vista. Tras el gol, los moscovitas perdieron su temple en busca del gol y dejaron tantos espacios en su defensa que el Celta pudo haber marcado media docena de goles si hubiera tenido un punta con más instinto como Baiano, ayer en el banquillo. El segundo gol, el de la tranquilidad, fue un zapatazo de Jonathan Aspas que parecía rendir a los de Fedotov. Un despiste de la defensa permitió el gol estéril de Titov a dos minutos del final.

CELTA 2 - SPARTAK DE MOSCÚ 1

Celta: Esteban; Aspas, Contreras, Lequi, Tamas, Ángel; Oubiña (Iriney m 55), Pablo García; Nené (Baiano m 90), Canobbio, Núñez (Gustavo López m 69). No utilizados: Pinto, Perera, Yago, Jorge Larena.

Spartak: Khómich; Jiranek, Geder, Kovac, Stranzl; Bystrov (Dzyuba m 46), Kalinichenko, Santos Mozart, Titov, Pavlyuchenko y Torbinskiy. No utilizados: Kowalewski, Boyarintsev, Pavlenko, Bazhenov, Sabitov, Shishkin

Goles: 1-0. M. 19. Nené. 2-0. M. 78. Aspas. 2-1. M. 87 Titov.

Árbitro: Laurent Duhamel. Sancionó a Mozart.

Unos 9.000 espectadores en el Balaídos

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 2007