Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una campaña internacional quiere salvar a las ranas de un hongo letal

Científicos de numerosos países se reunieron en la ciudad estadounidense de Atlanta el pasado jueves para lanzar el proyecto El arca de los anfibios, destinado a conservar miles de especies de ranas, sapos y salamandras amenazadas por un hongo letal. El proyecto surgió al darse cuenta los científicos de que los anfibios no pueden salvarse en su medio natural, afirmó Kevin Zippel, encargado del esfuerzo. Este grupo está pidiendo a los parques zoológicos, los acuarios y los jardines botánicos de todo el mundo que construyan instalaciones aisladas biológicamente para 500 de las casi 2.000 especies de anfibios en peligro de extinción, en su mayoría de ranas.

Las ranas serían recolectadas y limpiadas para asegurarse de que no llevan el hongo consigo a las instalaciones donde vivirán en cautividad. Se estima que esta parte del proyecto cueste unos 30 millones de euros, pero los científicos creen que el resto, que se centraría en investigar cómo salvar a estas especies, costará 10 veces más. Han establecido una campaña de recogida de fondos y piensan designar 2008 como El Año de la Rana.

La crisis a la que se enfrentan los anfibios por la amenaza del hongo y otras causas es parecida, según los científicos, a la que provocó la extinción de los dinosaurios. Unas 170 de las casi 6.000 especies de anfibios se han extinguido en la última década y otras 2.000 están amenazadas.

Extinción en masa

"Ésta es una extinción en masa que no se ha visto antes en la historia de la humanidad", aseguró Joseph Mendelson, encargado de herpetología en el Zoo de Atlanta y director ejecutivo del grupo de especialistas en anfibios de UICN: "Desde un punto de vista pura y fríamente científico, es algo fascinante de documentar, cuando todavía nos estamos preguntando lo que le pasó a los dinosaurios".

Las ranas son fuente de sustancias de uso en medicina, entre otras áreas. Entre las especies extintas está el sapo dorado de Costa Rica. La rana dorada de Panamá y otra especie de la República Dominicana se encuentran cerca de la extinción. En California, el 85% de las 650 poblaciones de ranas del parque nacional Yosemite está infectado por el hongo.

Debido a la permeabilidad de su piel, los anfibios son especialmente sensibles a las nuevas enfermedades y a los cambios en su entorno, como el cambio climático, la contaminación y la deforestación. El hongo culpable, llamado quítrido, fue descubierto y clasificado como nuevo género en 1998. Es un parásito microscópico que invade las capas superficiales de la piel, impidiendo el uso de los poros y la regulación de la absorción de agua. No hay pruebas de que pueda transmitirse a otros organismos como mamíferos o plantas, pero los científicos que viajaron al Zoo de Atlanta desde países tan diversos como Colombia, Alemania o India creen que la crisis de los anfibios representa una advertencia para los seres humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de febrero de 2007