Atención personal

"No me arrepiento de haber dicho que se negó a jugar", dijo Rijkaard poco antes de asegurar que con Eto'o "nunca" ha tenido problema alguno. La sensación en el club es que el domingo, cuando Eusebio le dijo que no quería salir, Rijkaard debió preguntar antes de explicar que se había negado a saltar al campo y que desconocía las razones.

"Yo voy a mirar adelante. No dije nada para perjudicarle. Nunca llego a la sala de prensa pensando en tapar a nadie ni en perjudicar a nadie. Me preguntásteis [los periodistas] y dije la verdad: que tendría sus razones y que esperaría a escucharlas. Para mí, Samu no era un problema entonces y no lo es ahora. Está todo bien entre nosotros", afirmó Rijkaard.

Más información

Todo, menos la rodilla. Eto'o, que se había planteado automarginarse y trabajar solo hasta ganar confianza, charló largamente con Emili Ricart en la noche del martes. Mitad recuperador de confianza, mitad psicólogo, Ricart le convenció de que se dejara de tonterías. Es evidente, sin embargo, que la rodilla no le alcanza para incorporarse de inmediato al equipo. Por eso será cuidado de manera especial. Como ayer. Rijkaard le atendió y juntos, como si nada hubiera pasado, realizaron ejercicios especiales de remate a puerta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50