Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GABRIEL ELORRIAGA | Secretario de Comunicación del Partido Popular

"Yo soy más 'sexy' que José Blanco"

Con 44 años y tres hijos pequeños, dice dedicar a ellos todo su tiempo libre: "con ellos esquío, voy a las librerías, a las exposiciones y a pasear". Afirma que el PP se compone de conservadurismo, democracia cristiana y liberalismo, y que él es liberal. Le encantan los cómics, especialmente Tintin. Parece todo menos un hombre pasional.

Pregunta. ¿El discurso de Rajoy el lunes es su modelo ideal de hacer oposición?

Respuesta. Es la manera necesaria de hacerla cuando los problemas tienen la gravedad que tienen.

P. ¿Hay algo que haya hecho bien el Gobierno?

R. Sí. Sobre todo aquello en lo que ha estado de acuerdo con el Partido Popular: la Ley de Dependencia, el carné por puntos, por ejemplo.

P. ¿Digerirán ustedes que perdieron las elecciones antes de las siguientes?

R. No había terminado el recuento de votos cuando reconocimos la victoria socialista, y nunca se dudó de su legitimidad. Digerir no sé lo que significa.

P. Dice que, en el PP, está en la "generación de ideas". ¿Lo que se ve es todo lo que se les ocurre?

R. Sí [carcajada]. Hombre, en los partidos la acción y la reflexión ocupan planos distintos.

P. Cuando Aznar aseguró que vería a su mujer como presidenta del Gobierno, ¿no se le abrieron las carnes?

R. Mmmm... No. Me pareció una respuesta ocurrente en una entrevista informal.

P. ¿Se ha leído la biografía de Esperanza o va a esperar unos meses, como Gallardón?

R. No la he leído, ni tengo demasiado interés.

P. Hay quien dice que Zaplana está acabado.

R. No, ni mucho menos. Zaplana es un político de raza y sobrevivirá... a las distintas etapas de su vida política.

P. ¿De qué sería usted capaz por contentar a su Mariano?

R. De casi nada. Yo más bien tiendo a ser bastante crítico e independiente.

P. ¿Se considera más o menos sexy que José Blanco?

R. Creo que yo soy más sexy que José Blanco [risas]. Me parece que es una comparación que puedo soportar.

P. ¿Qué le falta para llegar a ser como Tintin, su héroe?

R. Casi todo. Tintin no es un personaje de la política. Le veo más como un líder social, como el presidente de una ONG.

P. En su partido, ¿quiénes serían Hernández y Fernández?

R. No sé. En el PP los Fernández tienen nombre propio: son Jorge y Alberto, el secretario del grupo y su hermano.

P. Me preocupa que se olvide de la parejita Acebes-Zaplana.

R. Esa respuesta es demasiado convencional. Es lo fácil.

P. Para la Castafiore, ¿mejor Ana Botella, Ana Pastor o Esperanza Aguirre?

R. Ana Pastor. La Castafiore es un personaje entrañable, hiperactivo, y pasa como un tropel sin escuchar los desmentidos del capitán Haddock, que jura que no es su novio.

P. El PP, ¿Objetivo: La Luna?

R. Objetivo, ganar las elecciones, como todos los partidos políticos.

P. Si regalara a Rajoy Los cigarros del faraón, ¿para quién reservaría El cetro de Ottokar?

R. Puf, qué difícil. Pues probablemente también le corresponda a Rajoy. Es el símbolo del poder, y en este momento es él quien lo tiene.

P. ¿Quién puede acabar en su partido con La oreja rota?

R. Nadie. Es un partido con poca violencia interna. Creo que las disputas y las discrepancias se dirimen sin fracturas.

P. Porque van a toque de silbato.

R. Desde luego, hay un sentido potente, incluso excesivo, de la disciplina. Pero supongo que también porque la gente sabe dialogar.

P. Qué casualidad tan hermosa: es inspector de Hacienda, como Aznar. ¿Toque de los dioses?

R. Cuando empecé a trabajar con Aznar en Moncloa siempre decía que me resultaba fácil entenderme con él porque teníamos la misma formación.

P. ¿Y quería parecerse a él?

R. No, ni mucho menos. Yo me hice inspector por uno de esos pocos consejos que uno atiende de sus padres, que me dijeron: si te quieres dedicar a la política, ten antes un oficio.

P. ¿Se le caen los anillos ante una boda gay?

R. No, para nada.

P. ¿Sueña más con Soraya Sáenz de Santamaría o con Ángel Acebes?

R. Con ninguno de los dos, afortunadamente.

P. ¿Cuáles son sus ídolos en el PP?

R. Yo soy un poco iconoclasta. Pero, por muchas razones, admiro mucho a Aznar. Muchísimo. Y terminaré admirando, cuando consiga su proyecto político, a Rajoy.

P. ¿Cuál es su Terra Mítica?

R. Probablemente, el País Vasco, que está cerca.

P. ¿Tiene perversiones, aparte de ser del PP?

R. Pues de otro tipo no sé [ríe], no soy consciente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2007