Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una semana en vilo

Los justificantes médicos de Pereiro llegana París, que emitirá un dictamen el jueves

La Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD) dijo haber recibido ayer, "por fax", los justificantes médicos que le reclamaban al corredor ciclista Óscar Pereiro, que quedó segundo en el Tour de 2006. "Es demasiado pronto para indicar las conclusiones que sacaremos del estudio de los documentos", afirmó el organismo en un comunicado. La AFLD le había pedido a Pereiro en tres oportunidades, y por correo certificado, que explicase las razones médicas por las que toma un medicamento que contiene salbutamol, un inhalador que tiene propiedades estimulantes, aumenta la motivación y la masa muscular. Para Pierre Bordry resulta sospechoso que "un 60% de los corredores del Tour tengan autorización médica para tomar medicamentos prohibidos. Tantas autorizaciones incitan a pensar que el dopaje es una práctica habitual entre los equipos".

Un 60% de los corredores del Tour tienen permiso para tomar medicamentos prohibidos

La orina de Pereiro contenía salbutamol en dos etapas de la ronda gala, la décimocuarta, entre Montelimar y Gap, y en la décimonovena, entre Le Bourg d'Oisans y La Toussuire, ambas de montaña alpina. Para Pereiro todo es fruto de un equívoco pues estaba autorizado por la Unión Ciclista Internacional (UCI) para tomar Ventolin, un medicamento que contiene la sustancia prohibida. "Es cierto que la tomo, pero médicos de la UCI me autorizaron a ello siempre que la necesitase. Es un permiso que tengo desde marzo de 2005 y que me permite combatir las alergias o cuidar un resfriado", se defendió el corredor español.

El próximo jueves 25 la AFLD examinará la documentación transmitida por Pereiro y tomará una decisión. Si es favorable al ciclista, lo más probable, entonces el caso se dará por cerrado, pero también entra dentro de lo posible que convoquen a Pereiro para pedirle algún tipo de explicación complementaria. La convocatoria se produciría en el plazo de 15 días. Los organizadores de la carrera serán informados una vez estudiados todos los elementos, a favor y en contra, del ciclista. "No tomaremos ninguna decisión hasta que no se hayan aclarado todas las dudas", reiteran desde la organización de la carrera.

Pereiro no es el único que se encuentra en el punto de mira de la AFLD. De los 12 corredores que dieron positivo durante la pasada edición del Tour y que se escudaron en un permiso médico para tomar determinados medicamentos, cinco ya han quedado exculpados y están libres de toda sospecha. Los demás, entre ellos varios ciclistas franceses, saldrán de dudas el próximo día 25. El caso de Floyd Landis, que relevó a su paisano Lance Armstrong en lo más alto del podio en los Campos elíseos, es distinto porque en su caso el litigio es relativo a la testosterona, y no hay ahí una autorización médica de ningún tipo. El estadounidense cuestiona la fiabilidad de los análisis de los laboratorios franceses y, como Armstrong, heptacampéon de la carrera, deja flotar la sospecha de que todo es fruto de una operación antiestadounidense.

La decisión que pueda tomar la AFLD sólo es válida para el territorio francés. La relación entre este organismo y la UCI no parece ser todo lo fluida que sería deseable, pues la AFLD se queja de que la UCI no le ha enviado tampoco las explicaciones médicas que Pereiro le remitió para poder tomar Ventolín. "No es un problema administrativo sino de credibilidad científica", dice Bordry. "Lo importante es que haya una correspondencia lógica entre las cantidades de productos prohibidos encontrados en la orina de Pereiro y las dosis que le habían prescrito los médicos para cuidarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 2007