Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tachan al PXOM de Vigo de "insostenible e ilegal"

El Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Vigo es un proyecto "insostenible e ilegal" de acuerdo con la normativa urbanística que se está promulgando desde el Estado y desde la Xunta, según el movimiento Outro Vigo é Posible, que ayer presentó una campaña de recogida de firmas para pedir a la Xunta su anulación. Un puesto en el MARCO recabará esas firmas a partir del próximo martes para ser remitidas a la Xunta a primeros de enero.

"Estamos de acuerdo con las políticas urbanísticas que está suscitando la Xunta", señaló Marina Troncoso, secretaria de Outro Vigo é Posible. "Ha cambiado el escenario desde que en 1999 empezó a realizarse el PXOM de Vigo, hoy hay promotores y políticos en la cárcel, y creemos que la legalidad debe determinar la norma de conducta".

El propio Estado rechazaría las previsiones del PXOM sobre el incremento superior al 100% en el parque de viviendas y al 40% del censo, "cuando cada vez hay más viviendas vacías". El PXOM recalifica diez millones de metros cuadrados de suelo rural en urbanizable, "una cesión del poder político a la iniciativa privada para que ésta diga dónde, cómo y cuándo se construye la ciudad", apuntó Troncoso entre los aspectos rechazables.

La depuradora en danza

"Aún estamos lejos del momento de las sanciones. Hay que mantener la calma y la prudencia", dijo ayer el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, en relación con el saneamiento de la ría de Vigo y las amenazas de multa europea.

El problema, insistió Touriño, es que "no está resuelta la cuestión de la depuradora de la ciudad. Necesitamos un emplazamiento válido y a día de hoy no lo tenemos porque el Ayuntamiento aún no puso a disposición de la Xunta los terrenos".

"Es mentira y surrealista", replicó la alcaldesa Corina Porro. "Los terrenos ya están en el PXOM". El problema con la UE, según Porro, es el saneamiento integral de la ría, no de un solo ayuntamiento. "Aunque todas las depuradoras cumpliesen al 100% estaríamos vertiendo como 80.000 habitantes sin control. Por eso proponemos lanzar a mar abierto, desde cabo Silleiro, las aguas tratadas. A la Xunta le corresponde resolver el problema, nosotros seguiremos colaborando", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de diciembre de 2006