Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño dice que el PP es "responsable político" de la vía rápida del Salnés

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, advirtió ayer al PP gallego que deberá asumir "responsabilidades, políticas al menos", por la situación de la vía de O Salnés, que permanecerá cerrada al tráfico en los próximos cinco meses. En la rueda de prensa posterior al Consello, Touriño consideró que trece años después de la inauguración de la vía "se ha demostrado que ni era rápida, ni segura, ni confiable", puesto que la que denominó como la "joya de la corona" de la Administración anterior "se cae a trozos" y presenta un elevado índice de accidentalidad.

Touriño justificó así la intención de su Gobierno de investigar el caso de la vía del Salnés porque la Xunta incumplió "la prescripción" inicial, cuando, bajo la dirección de Xosé Cuiña, la Consellería de Política Territorial optó por instalar tubos metálicos "puestos en contra de lo previsto", que con el tiempo han empezado a "fallar por culpa de la erosión".

Estos tubos, instalados en lugar de los de hormigón, "ni soportan la presión ni el paso de los años". Por ello, el bipartito se ve ahora "obligado" a rehacer los 30 desagües subterráneos de la carretera. "Ya nos gustaría a nosotros que no hubiese ocurrido", dijo. El mandatario advirtió de la necesidad de "auditar" la vía para "ver a qué se debe" la evolución de los acontecimientos para "depurar responsabilidades". No obstante, defendió el corte decretado puesto que, aunque "el impacto para la comarca es evidente, es responsabilidad de quien gobierna tomar decisiones", que en este caso pretenden "garantizar la seguridad".

Los alcaldes piden premura

En contestación a la actuación de la Xunta, ayer tanto Xosé Cuiña como los alcaldes de la zona del Salnés tomaron la palabra. El alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín, arropado por los regidores del Partido Popular de la comarca (todos los municipios menos A Illa y Vilagarcía), solicitó ayer a la Xunta que trabaje en la reparacion de la vía rápida en tres turnos para acortar el plazo de cinco meses a cincuenta días.

Martín, en rueda de prensa, consideró una aberración cerrar la vía rápida durante ese tiempo por las graves repercusiones económicas para una zona turística. El regidor afirmó que "en otras comunidades se ejecutan autovías habilitando desvíos a 100 metros sin necesidad de acometer cierres, y aquí puede hacerse lo mismo". Martín añadió que los alcaldes no están "dispuestos" a que les "tomen el pelo". "Esto en el siglo XXI es una aberración, una barbaridad".

Por su parte, Cuiña pidió en una nota sin el marchamo de su partido que se depuren en el Parlamento las responsabilidades por el mal estado de la vía. El diputado del PP indicó que una vez iniciadas unas obras, "su ejecución pasa a ser responsabilidad de la dirección técnica, a la que la Administración le supone transparencia y eficacia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de diciembre de 2006