Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU y Bloc desbloquean la negociación de las listas y avanzan hacia el pacto

Los representantes de ambos partidos se reunieron ayer y continuarán hoy

Esquerra Unida del País Valencià y el Bloc Nacionalista Valencià están a punto de cerrar el pacto electoral que negocian desde antes del verano. Eso es al menos lo que se desprende de los detalles y los gestos que trascendieron de la reunión celebrada ayer entre representantes de ambos partidos, que acordaron interrumpir el cónclave para continuar esta mañana. Los negociadores continuaron los trabajos de elaboración del documento programático y del protocolo de funcionamiento. También avanzaron en la cuestión de las listas, principal punto de divergencia a lo largo de todas las negociaciones, y, aunque no se llegó a ninguna conclusión al respecto, parece que se ha desbloqueado.

Por primera vez desde que se iniciaron las negociaciones entre EU y el Bloc, la reunión de ayer concluyó con un comunicado conjunto, si bien muy escueto, encabezado por los anagramas de ambos partidos, que rezaba así: "Las comisiones negociadoras del Bloc y de Esquerra Unida reunidas esta tarde hasta las 20.30 horas han decidido continuar la reunión mañana martes por la mañana. Las comisiones negociadoras del Bloc y de EUPV trabajan sobre documentos programáticos, protocolos de funcionamiento de la posible coalición y otros aspectos que todavía hay que perfilar. Por lo que respecta a las listas electorales el debate continúa abierto y no se ha llegado a ninguna conclusión".

Si la nota conjunta era un síntoma, el mero dato de que la reunión continúa esta mañana es un indicio del avance. Eso, y la voluntad manifestada por ambas partes de trasladar a la gente que las negociaciones continúan y que al final son responsabilidad de las respectivas direcciones. En las tres horas que duró el encuentro celebrado ayer en la sede de EU en Valencia, los negociadores -cuatro del Bloc y dos de EU- avanzaron en la elaboración del documento programático a partir del decálogo presentado por los anfitriones, al que los nacionalistas hicieron algunas aportaciones. "Han visto que está bien, pero que hace falta acabarlo" señaló una fuente de EU en referencia a los representantes del Bloc. La formación que lidera Glòria Marcos insiste en dejar claro que no se gobernará con el PP ni por activa ni por pasiva -y eso afecta a los Ayuntamientos- y en asegurar el apoyo a una moratoria urbanística, además de poner el acento en cuestiones como los servicios públicos. Mientras, los representantes del Bloc aportaron aspectos relacionados con la agricultura y con la financiación de los Ayuntamientos.

También se avanzó en el protocolo de funcionamiento del grupo parlamentario conjunto y en la discusión del peso de cada partido en la comisión política que lo controlará. La financiación, la campaña electoral y el logotipo están sin terminar de definir. Se avanzó igualmente en la necesidad de incorporar a más formaciones, singularmente a los partidos verdes, al posible acuerdo.

Por lo que respecta a las listas, unos y otros indican que siguen las discrepancias. Una fuente del Bloc aseguró que EU sigue sin hacerles una "oferta clara" de reparto de puestos en las listas.

La negociación del reparto ha estado condicionada por la pretensión de Glòria Marcos, coordinadora de EU, de tener mayoría en el grupo parlamentario. Otro condicionamiento de la líder de EU es el de reservar para su formación los puestos de cabeza en las tres circunscripciones autonómicas. Los nacionalistas han asumido que no pueden aspirar a colocar a su candidato como número uno en Castellón y ahora todo depende de la solución que se dé al último escollo, el del tercero de Alicante. EU aprobó en septiembre que ese puesto sería para Esquerra Republicana o para los partidos verdes y que, en todo caso, sería controlado por EU. Posteriormente se habló de un candidato de consenso con el Bloc. Y si finalmente ese puesto es para el Bloc, como parece, la decisión tendrá que ser refrendada por el Consell Nacional de EU.

Un camino largo y difícil hacia el entendimiento

La reunión interrumpida anoche para seguir esta mañana puede ser la última de las celebradas en el marco de las negociaciones iniciadas antes del pasado verano entre Esquerra Unida del País Valencià y el Bloc Nacionalista Valencià para buscar un acuerdo electoral que les permita presentar candidaturas conjuntas a las elecciones autonómicas del último domingo de mayo del próximo año. Unas negociaciones que han sido largas y difíciles y se han visto influenciadas por las dificultades internas que han tenido que superar los dos partidos. Especialmente EU, por la circunstancia de que mientras negociaba el pacto, la formación de izquierdas preparaba su asamblea, que a principios de este mes reeligió a Glòria Marcos como coordinadora.

En el Bloc, mientras tanto, su secretario general, Enric Morera, también tenía que explicar a algunos de los suyos las bondades del posible pacto electoral, sobre todo en algunos municipios donde las relaciones de los nacionalistas con los colectivos locales de EU no son precisamente cordiales. Pero el Bloc no tenía de por medio un congreso, como EU, puesto que lo celebró a principios de año.

Así, las negociaciones han estado muy condicionadas por la vida interna de ambos partidos. Pero, una vez superada la asamblea, en el caso de EU, y después de que en el Bloc quedaran claras las listas autonómicas, el camino ha sido más fácil, aunque no ha estado exento de tensiones, de órdagos, de faroles y de amenazas de ruptura. Nada fuera de lo normal, por otra parte, en negociaciones de estas características. Pero con la dificultad añadida que han representado las presiones -internas y externas- a las que se han visto sometidos ambos partidos.

En el caso de EU, la presión la han puesto, por un lado la corriente nacionalista Esquerra i País (EiP), liderada por Pasqual Mollà, que ha defendido desde el principio el acuerdo con el Bloc, y, por otro, el Partit Comunista del País Valencià, que ha puesto siempre el contrapunto y ha mostrado cierta reticencia. En el Bloc la tensión interna ha sido menor y se ha centrado sobre todo en la lucha por el poder en Castellón.

Mientras, desde la calle, las bases de ambos partidos y, sobre todo, colectivos sociales de diversa índole del ámbito tradicional de la izquierda y el nacionalismo valencianos han presionado de forma insistente a favor de un acuerdo electoral entre Esquerra Unida, el Bloc y los partidos verdes que pueda forzar un vuelco electoral en las elecciones de mayo próximo y desalojar así al PP de la Generalitat.

EL CALENDARIO DEL TRAMO FINAL DE LAS NEGOCIACIONES

- La reunión de ayer continúa esta mañana

- La Permanent de EU se reúne mañana.

- El sábado está convocado el Consell Nacional de EU, que deberá ratificar las nuevas condiciones.

- La Ejecutiva del Bloc se reúne esta tarde.

- El Consell Nacional del Bloc, que debe aprobar el acuerdo, está previsto para el 16 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de noviembre de 2006

Más información