Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre: "Me encanta el equipo"

En un partido plomizo, mientras el colista le daba el disgusto a los asiduos del Calderón, los radicales del Atlético tensaron los nervios de las fuerzas del orden, que terminaron en más de una ocasión cargando contra los díscolos de la grada. No ocurrió frente a un rival cualquiera, sino contra la Real Sociedad. El 9 de diciembre de 1998, Aitor Zabaleta, uno de sus seguidores, recibió un navajazo a las afueras del estadio de un cabeza rapada. Sin darse cuenta de que había sido malherido siguió andando un rato antes de desmayarse. Ocho años después, los radicales del Frente Atlético siguen mofándose, con cánticos y algarabía, del aficionado donostiarra.

El cuadro de Miguel Ángel Lotina estuvo muy cerca de sacar petróleo en el coso madrileño en su único disparo a puerta. Hasta que Ansotegi se resbaló y propició las tablas. "Fue una desgracia para el rival, no es la forma ideal de marcar, pero hay que tener en cuenta al portero rival y a las ocasiones. No hay más tela que cortar", adujo Javier Aguirre. Según el técnico del Atlético, la escuadra, diseñada para regresar a Europa, debe solventar "los detalles" para lograrlo. Salvo esas puntualizaciones, Aguirre sacó pecho. "Me encanta mi equipo en cuanto a posesión y llegadas a puerta porque somos de lo mejor de la Liga".

Más descompuesto se presentó Lotina ante los medios: "El vestuario está destrozado, todo por cosa de un error humano", expuso el reemplazo de José Mari Bakero en el banco txuri-urdin. La Real Sociedad continúa sin ganar en la Liga, sin llevarse de una tacada tres puntos a la boca. "Merecimos ganar", repetía Novo. "Hemos creado ocasiones de sobra, pero si se meten tan atrás, pues...", respondió Leo Franco. Galletti no varió el discurso de lamentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de noviembre de 2006