Crónica:Futbol | 11ª jornada de LigaCrónica
i

De Casillas a Gudjohnsen

El Barça, sin alardes, golea al Mallorca con el islandés de martillo, y saca un punto al Sevilla y tres al Madrid del gran Iker

Un doble ejercicio de efectividad mantiene al Barça líder y al Madrid al quite. A los azulgrana, mucho menos cosméticos que de costumbre, les dio por abanicar su partido con el Mallorca. Con la mirada en la Liga de Campeones de pasado mañana -con el Barça en apuros-, el equipo de Rijkaard se topó sin querer con una goleada (1-4). Dos apariciones de Gudjohnsen, puesto en escena por el angular de Deco e Iniesta, lanzaron a los azulgrana en su primer reto sin Messi, Saviola y Eto'o. Iniesta y Ezquerro sellaron la producción barcelonista, excesiva en virtud de la función.

Como excesivo fue el aliño madridista ante el Racing. A la efectividad goleadora del Barça se había adelantado el sábado el Madrid, que hizo diana en otro partido con un discurso plano. Pero por encima de su precisión ante la meta del conjunto cántabro, la victoria del Madrid no tuvo tanto que ver con el plomo de su delantera como con la magnífica actuación de Casillas, que espantó varios goles. El portero madridista sostuvo una vez más a su equipo. De principio a fin el Madrid se colgó de Casillas, una evidencia para todo el globo salvo para el banquillo local de Chamartín. Allí, su principal inquilino, Fabio Capello, vio un partido virtual, sólo posible en su desbordante imaginación. El italiano no tuvo ojos para Casillas, al que no concedió intervenciones importantes. Así es Capello, capaz de negar la realidad de un equipo perfilado para el blindaje y que recibe un buen racimo de ocasiones en cada partido.

Entre Barça y Madrid se ha situado el Sevilla, una seria amenaza para los dos grandes. El equipo de Juande Ramos tiene cuajo y talento. Es alegre y diabólico por los extremos -sólo las bandas titulares del Barça tienen comparación- y por el embudo destruye (Poulsen), piensa (Renato) y tiene un mazo (Kanouté). Ante el Valencia, rebajado por la venganza de Silva ante Alves, exhibió otra condición: es ambicioso. Con el encuentro resuelto, el Sevilla no redujo la marcha. Señal de equipo que vive su nirvana particular. Como el Recreativo, el segundo andaluz de la Liga, ubicado ya en la frontera de los puestos europeos. Pura magia: en la escala del fútbol no todo está presupuestado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...Top 50