Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EA rompe su coalición electoral con el PNV y acudirá sola a las municipales

Los dos partidos nacionalistas se han presentado juntos en siete citas con las urnas desde 1999

Eusko Alkartasuna (EA) se presentará solo a las elecciones municipales y forales de la primavera de 2007. La ejecutiva nacional de la formación nacionalista, que nació hace 20 años como una escisión del PNV, pone fin a una coalición de siete años con este partido. El acuerdo sólo se interrumpió en las elecciones generales de 2000 y 2004 y en las europeas de 2004. La decisión de la ejecutiva de EA es definitiva y no tiene que ser refrendada por su asamblea. EA hizo pública su decisión en un comunicado en el que se asegura que mantendrá "los acuerdos" con el PNV.

PNV y EA son socios en el Gobierno vasco, en las diputaciones forales de Vizcaya y Guipúzcoa y en números ayuntamientos vascos, entre ellos el de Bilbao. Los últimos meses se había especulado con la posibilidad o no de reeditar el acuerdo, dada la actual situación política vasca con el alto el fuego de ETA. Tras varios cruces de declaraciones, el presidente del PNV, José Jon Imaz, instó a EA a que tomará su decisión antes del 15 de septiembre, fecha en que su formación tiene una asamblea general en la que quiere abordar los próximos comicios.

El portavoz del PNV, Iñigo Urkullu, lamentó ayer la decisión de sus socios, pero aseguró que su partido la aceptaba con el "máximo respeto". Urkullu, en una nota de prensa, señaló que a su formación le hubiera gustado extender a todas las instituciones esta fórmula de colaboración con EA. El PNV manifestó que mantendrá también todos los acuerdos vigentes con la formación que preside Begoña Errazti.

La decisión de acudir a los próximos comicios solo se tomó el miércoles por la noche en Vitoria después de un debate muy igualado entre partidarios y adversarios del pacto con el PNV. Entre los que preferían el acuerdo estaba la propia Errazti, así como destacados dirigentes de su Ejecutiva, como el consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, y el presidente de EA en Guipúzcoa, Iñaki Galdós. En el bando contrario se situaron otros dirigentes, como el secretario general, Unai Ziarreta; el portavoz en el Parlamento vasco, Rafael Larreina; la diputada Begoña Lasagabaster y los presidentes del partido en Vizcaya, Álava y Navarra.

La primera vez que PNV y EA concurrieron unidos a unas elecciones fue en las municipales y forales de junio de 1999. La decisión se tomó en plena tregua de ETA y como movimiento defensivo ante el ascenso que tuvo la izquierda abertzale en las autonómicas de 1998. Euskal Herritarrok, por aquel entonces, obtuvo casi 58.000 votos más que cuatro años antes, en buena parte recogidos de las otras formaciones nacionalistas.

Siete elecciones

Desde entonces, siete han sido las elecciones en las que ambas formaciones se han presentado conjuntamente: municipales, forales y europeas de 1999, autonómicas de 2001, municipales y forales de 2003 y autonómicas de 2004. En este tiempo y pese a ser las fuerzas más votadas, los resultados han sido desiguales. Las autonómicas de 2001, en las que Jaime Mayor Oreja, entonces presidente del PP vasco, y Nicolás Redondo Terreros, que era secretario general del PSE-EE, intentaron romper la hegemonía nacionalista, fueron las de mayor éxito para la coalición: 604.222 votos, un 42,72% del total.

Ya en las últimas elecciones municipales hubo tensiones entre los partidarios de mantener el acuerdo y los contrarios. De hecho, hubo municipios en los que no se fue en coalición. Las dos formaciones fueron juntas en 70 municipios vascos, incluidas las capitales.

El director del Euskobarómetro (encuesta trimistral que elabora la Universidad del País Vasco), Francisco Llera, aseguró ayer que PNV y EA se verán perjudicados electoralmente porque se "va a producir una fragmentación del voto mayoritario".

Además de la coalición PNV y EA, en Euskadi se viene especulando con la posibilidad de que el tercer socio en el Gobierno vasco, EB-IU, se presente en coalición electoral en las municipales con Aralar, escisión de Batasuna que apostó por las vías pacíficas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006