Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de Cuentas acusa a Villar de no justificar pagos

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) cometió graves irregularidades en el momento de justificar el destino de subvenciones oficiales recibidas en 2002 y 2003, alguna de las cuales son imputadas directamente a su presidente, Ángel María Villar, según el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas correspondiente a esos años depositado ayer en el Congreso de los Diputados. En el periodo, la RFEF recibió subvenciones por valor de 23 millones de euros, de los que más de cuatro millones va destinada a los clubes.

Según el citado tribunal, la documentación presentada para justificar los gastos relativos a subvenciones a clubes "consiste únicamente en la remisión de talones bancarios a las federaciones territoriales", lo que "no acredita la subvención efectiva ni la correcta aplicación de los fondos". No consta, según el tribunal, recibí de los clubes, aunque aporta certificados del presidente de la RFEF en los que afirma que la subvención se destinó a los fines para los que fue concedida, lo que, "como es lógico, carece de valor justificativo alguno".

Por otro lado, dice que esos certificados hacen referencia a que la subvención se aprobó en asambleas ordinarias de 10 de junio de 2002 y 2003, "si bien en tales fechas no se celebró ninguna asamblea". Y en las que sí se celebraron (12 de julio y 18 de julio, respectivamente) no se hace referencia a las subvenciones.

El Tribunal, que destaca que ha encontrado "limitaciones insalvables de información dada la insuficiente documentación aportada por el CSD y la RFEF", encuentra una larga serie de "importantes deficiencias e incumplimientos legales" que vulneran la Ley General Presupuestaria: no se respetaron los principios de publicidad, concurrencia y objetividad; no se exigieron ni declaración de otras ayudas públicas ni certificaciones a la federeciones territoriales y clubes de estar al corriente de sus obligaciones tributarias; se pagaron anticipos con anterioridad a la concesión de subvenciones, y se concedieron subvenciones sin la presentación de los documentos.

Pagos a la selección

Entre ellas, el Tribunal destaca que los pagos a los integrantes de la Selección Nacional se justificaron "mediante recibís de los perceptores y nóminas de algunos meses hasta completar el importe de la subvención", pero no se justificaron las retenciones del IRPF y la Seguridad Social. Tampoco se notificó el domicilio fiscal de los beneficiarios, con lo que se incumplió la normativa del Consejo Superior de Deportes (CSD).

El Tribunal de Cuentas destaca también "la falta de justificación de la necesidad de interés público" de la subvención de 1,7 millones de euros concedida para compensar a los jugadores de la selección por la cesión de sus derechos de imagen y colaborar en la obtención de ingresos por publicidad para la RFEF. A juicio del tribunal, "se trata de la subvención de una actividad puramente mercantil, cuya única consecuencia apreciable es la de incrementar artificialmente el beneficio de la RFEF".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de julio de 2006