Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El lujo de los futbolistas británicos no paga impuestos

Beckham y otras estrellas obtienen ventajas fiscales sobre artículos en que basan su imagen

El capitán de la selección inglesa de fútbol, David Beckham, y otras estrellas como él -Michael Owen, Gary Neville, entre otros- pueden explotar ciertos agujeros de la legislación fiscal británica y ahorrarse una fortuna en impuestos por los artículos de lujo que adornan su imagen. El diario Daily Mail critica el hecho de que el futbolista, cuya fortuna personal calcula en 103 millones de euros, pueda excluir teóricamente del pago de impuestos, como gastos de empresa, aquellos artículos que contribuyen a su imagen pública.

Ello significa que Beckham, que se embolsa unos 25 millones de euros al año explotando su imagen de marca, no está supuestamente obligado, como cualquier otro mortal, a pagar impuestos por la compra de sus pendientes de diamantes, sus trajes de diseño ni por sus frecuentes visitas al peluquero, señala el periódico. Se trata de privilegios que algunos admiradores del futbolista considerarán un tanto extraños, agrega el Daily Mail.

Expertos fiscales consultados por el periódico consideran que ese privilegio, que es perfectamente legal, podría incluso aplicarse a los coches deportivos del futbolista, que contribuyen igualmente a su imagen. El tema ha suscitado críticas por parte de algunos parlamentarios, que han pedido al ministro de Finanzas, Gordon Brown, que tome cartas en el asunto.

"Soy un gran aficionado al fútbol, y espero que Inglaterra gane en Alemania, pero también me gustaría que los jugadores actuasen patrióticamente y resistiesen la tentación de aprovechar esas ventajas fiscales", declaró el diputado liberal Norman Lamb. Varios jugadores como Michael Owen, Gary Neville e incluso el jovencísimo Theo Walcott han creado ya sus propias empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de junio de 2006