Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:KEN LOACH | CINEASTA, PALMA DE ORO EN EL FESTIVAL DE CINE DE CANNES | ENTREVISTA

"No es equiparable la violencia del opresor con la del oprimido"

El Festival de Cannes ha premiado con la Palma de Oro el cine políticamente comprometido del británico Ken Loach, que en su último filme retrata el conflicto de Irlanda con tintes que han hecho saltar chispas en el Reino Unido. "No hay paz sin justicia", asegura sobre el proceso actualmente en marcha en el Ulster.

Pocas veces se había visto sonreír a Ken Loach con la satisfacción que demostró en Cannes al recoger, el domingo pasado, la Palma de Oro por su película The wind that shakes the barley. En contra de las expectativas, el veterano realizador inglés, de 69 años, se alzó con el máximo galardón del prestigioso festival cinematográfico por su incursión en el alzamiento popular por la independencia de Irlanda en los años veinte del siglo pasado.

Siguiendo el guión de Paul Laverty, Loach centra la trama en dos hermanos irlandeses, interpretados por Cillian Murphy y Padraic Delaney, que se unen a la guerrilla ante los abusos de las tropas británicas y terminan luchando en sendos bandos de la guerra civil desatada por el acuerdo anglo-irlandés de 1921, que dio origen a la todavía vigente partición de la isla de la Esmeralda. La película ha sentado mal en círculos ultraconservadores británicos, que acusan al siempre izquierdista cineasta de "hundir en el barro" la reputación del viejo imperio inglés.

"En Cannes se concentra la industria (...). No imagino un premio más prestigioso que la Palma de Oro. No la cambiaría por un Oscar"

"Siempre que hay un ejército de ocupación, la gente quiere echarlo de su país, y las tropas invasoras reaccionan contra el pueblo con racismo y desprecio"

Loach encaja con orgullo las acusaciones de sus compatriotas mientras prepara ya su próximo largometraje en una pequeña oficina del Soho londinense. Carteles de Tierra y Libertad, su trabajo sobre la Guerra Civil española, decoran las paredes, y en la repisa central, junto a las Espigas de Oro cosechadas en Valladolid por sus filmes Felices dieciséis'y Mi nombre es Joe, descansa la Palma dorada de Cannes. Es la primera en sus 44 años dedicados al cine de denuncia social y política.

Pregunta. ¿Cómo valora la Palma de Oro?

Respuesta. Significa mucho para nosotros. Es el premio más relevante en la cinematografía mundial, ya que Cannes es el más importante festival de la industria. Venecia y Berlín son buenos certámenes. Valladolid también lo es y ocupa un lugar muy especial en nuestro corazón porque han sido muy generosos con nosotros. Pero Cannes es realmente la plaza donde se concentra la industria y donde se muestran filmes de todo el mundo, no sólo de un país, como sucede en los Oscar. No imagino un premio más prestigioso que la Palma de Oro, y, desde luego, no lo cambiaría por un Oscar.

P. ¿Tenía expectativas de ganar a películas favoritas como Volver, de Pedro Almodóvar?

R. Esas cuestiones no tienen importancia. Ni piensas en ello. Nos quedamos muy contentos con la reacción del público durante las proyecciones en Cannes. Volvimos a casa y comenzamos a trabajar en la siguiente película. Estaba cortando el césped el domingo pasado cuando nos llamaron para que regresáramos. Mi mente estaba para entonces en el próximo filme.

P. ¿Cree que, después de tantos años compitiendo en Cannes, el premio celebra también su trayectoria global?

R. No creo que sea así, pues algunos miembros del jurado probablemente no conocen todos los filmes que he realizado. La suerte juega un papel importante en todos los festivales en tanto que siempre puede haber gente en el jurado incapaz de responder a tu trabajo.

P. ¿Qué pudo determinar la decisión unánime del jurado?

R. Los actores son estupendos, y todos ellos tienen la capacidad de conectar con la audiencia. Y, por supuesto, el guión de Paul es un excelente trabajo narrativo. Fui muy afortunado de combinar ambos elementos en la película.

P. Es usted muy modesto.

R. Es cierto lo que digo. El guión es fantástico. En ocasiones trabajas igualmente duro, pero el resultado final no cuadra. Esta vez tuvimos suerte. Mientras lo preparábamos me vino frecuentemente a la memoria Tierra y Libertad. Ambas películas comparten un sentimiento de camaradería. Cuentan una historia de camaradería y solidaridad.

P. ¿Cómo reaccionó ante las acusaciones de antipatriota hechas desde algunos sectores de la prensa británica?

R. Me encantó. Parten de la derecha lunática, la ultraderecha. Si no hubieran protestado contra el filme, implicaría que habíamos fracasado. Anticipábamos su reacción viperina. En sus artículos en prensa se equivocan en todo; incluso, en los pequeños hechos reales. Se escandalizan y pierden los estribos en cuanto uno sugiere que el imperio británico fue brutal, opresivo y determinado a explotar al pueblo que había conquistado. Esperábamos este histerismo. Lo único que consiguen es hacer el ridículo.

P. La escritora irlandesa Ruth Dudley Edwards denuncia el desequilibrio en el retrato de los británicos, como sádicos, y de los irlandeses, como idealistas románticos.

R. No ha visto la película. En el filme vemos a voluntarios teniendo que ejecutar a camaradas que han pasado información a los británicos. Una acción trágica y dura. También los vemos disparar contra soldados en un bar. Son hechos que sucedieron realmente. No minimizamos la violencia de la resistencia, pero tampoco se puede equiparar la violencia del opresor con la violencia del oprimido.

P. ¿Por qué no?

R. Porque un pueblo tiene el derecho a resistir contra la gente que ocupa su país. De la misma forma que los maquis en Francia estaban en su derecho de oponerse a los alemanes, los partisanos en Yugoslavia, en Grecia... Luchar contra el que te oprime e invade tu país es una guerra legítima. Los voluntarios irlandeses no iniciaron la guerra. Los irlandeses habían votado pacífica y democráticamente a favor de la independencia. Una gran mayoría, en torno al 75%, votó por una Irlanda unida e independiente. En respuesta, los británicos enviaron sus tropas y se desató la violencia contra los irlandeses. Éstos, a su vez, respondieron con violencia. Pero no es lo mismo la violencia de unos y la de los otros. Ochenta años más tarde, los irlandeses todavía viven las consecuencias del tratado resultante, que no ha funcionado.

P. ¿Puede el filme afectar a la negociación actual para reconducir el proceso político en Irlanda del Norte?

R. Tan sólo en una forma muy indirecta. Hay un viejo eslogan que dice: "No hay paz sin justicia". Pues bien, una buena paz será difícil de alcanzar si no nos enfrentamos honestamente con el pasado.

P. ¿Prefiere recordar antes que olvidar conflictos que pueden reabrir cicatrices?

R. Hay que aclarar las cosas antes. No se puede olvidar a partir de una mentira. Y, desde luego, el problema en Irlanda parte del hecho de que nosotros, los británicos, nunca hemos reconocido nuestro papel en los problemas actuales del Norte de Irlanda. Los británicos impusieron la partición de la isla, pero el Gobierno británico se escuda ahora en que los irlandeses están luchando de nuevo entre ellos. Fue Gran Bretaña quien creó el problema y quien debe reconocerlo para lograr la paz.

P. ¿Sirve el filme de espejo de la coyuntura internacional en otros escenarios, como, por ejemplo, Irak?

R. Lo que pasó en Irlanda es una situación clásica que se aplica en cualquier territorio con un ejército de ocupación. Las tropas invasoras producen violencia y también acusan violencia. Se crea una situación imposible de controlar. Estos días está surgiendo información de otra masacre de los norteamericanos en Irak. No es una sorpresa. Volverá a suceder. Siempre que hay un ejército de ocupación, la gente quiere echarlo de su país y las tropas invasoras reaccionan contra el pueblo con racismo y con desprecio, fomentando aún más el odio. Se crea un círculo vicioso que nunca funciona bien.

P. ¿Aun cuando ese ejército extranjero luche por la democracia?

R. Sabemos lo que Estados Unidos piensa de la democracia. Lo comprobamos en Suramérica. Los chilenos eligieron a Allende y los americanos se deshicieron de él. Nicaragua votó por los sandinistas y los americanos arremetieron contra ellos. Estados Unidos desdeña la democracia. Quiere el petróleo iraquí, los mercados de la región, sus recursos naturales, mano de obra barata y las empresas que antes pertenecían al Estado iraquí. Sigue una agenda económica y política en beneficio de las grandes corporaciones estadounidenses. Sólo aceptará un Gobierno en Irak que responda a sus intereses. Si el nuevo Gobierno aprobara renacionalizar la industria petrolera, no creo que durase mucho tiempo en el poder.

P. ¿Ve señales de optimismo en el cine actual?

R. Sí, la tendencia es buena. En los últimos años la gente se está politizando con la guerra de Irak, las grandes manifestaciones, y, por supuesto, en España, con la tragedia de las bombas en Madrid. La gente se ha politizado y el cine lo refleja. Lo vemos en documentales de EE UU, en las películas de George Clooney, en los filmes proyectados en Cannes. El cine vuelve a ser relevante e importante. Una vez más se ha despertado en la audiencia el apetito por trabajos que reflejan el mundo tal y como es.

P. ¿Y en Reino Unido?

R. Todavía miramos excesivamente hacia Estados Unidos y mucho menos hacia Europa. Las pantallas siguen dominadas por las grandes producciones estadounidenses. Los estudios mantienen nuestros cines en sus garras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 2006