Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conde-Pumpido señala al fiscal Zaragoza como "hilo conductor" en el proceso de paz

El nuevo fiscal jefe de la Audiencia Nacional toma posesión, con Fungairiño de testigo

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, presentó ayer al nuevo fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, como el "profesional idóneo" para dirigir una fiscalía que será el "hilo conductor" de las decisiones de los españoles en el proceso de paz que se abre ante la posibilidad de que "las armas de ETA callen definitivamente". El fiscal del Estado subrayó el conocimiento directo que tiene Zaragoza de las víctimas, dado que fue fiscal de San Sebastián en los años ochenta, cuando "nadie quería ir allí" porque había "un atentado mortal cada semana".

Conde-Pumpido destacó que entre 1981 y 1987, Javier Zaragoza, "pudiendo ir a vivir y a trabajar a cualquier otro lugar de España", permaneció en aquella fiscalía de San Sebastián hasta 1987 y durante los dos últimos años desempeñó la jefatura porque "nadie quería ir allí". "Aquellos tiempos no eran estos", prosiguió Conde-Pumpido al subrayar que Zaragoza "conoce bien, en directo, y por sí mismo la presión, el ahogo social, el recelo, el miedo de un pueblo sometido a la amenaza de la violencia".

Conde-Pumpido recordó que Zaragoza era su amigo desde que compartieron destino en San Sebastián, pero añadió que esa condición "no añade nada a los méritos sobrados que justifican su nombramiento".

El fiscal del Estado describió la trayectoria de Zaragoza durante 18 años en la Fiscalía Antidroga, en la que llegó hasta "el extremo de comprometer literalmente su propia vida", en alusión a la orden de asesinar a Javier Zaragoza que dio desde la cárcel el abogado y narcotraficante gallego Pablo Vioque. De esa etapa, destacó que Zaragoza había puesto en pie "las causas judiciales más importantes de nuestra historia contra el tráfico de drogas" y había transformado el concepto de investigación oficial como lo demostraban la Cruz al Mérito Policial, la Medalla de oro del Plan Nacional sobre Drogas o el premio de la asociación Érguete.

A la toma de posesión de Zaragoza asistió una nutrida representación de la Fiscalía General y de la Audiencia Nacional, en la que destacaba la presencia de Eduardo Fungairiño. El ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional recibió un afectuoso saludo de Conde-Pumpido, que tuvo unas palabras de reconocimiento para él y le agradeció que hubiese sabido "comprender y aceptar que había llegado el momento de abrir una nueva etapa". Las relaciones entre Conde-Pumpido, Fungairiño y Zaragoza parecen discurrir con naturalidad desde la renuncia del ex fiscal jefe forzada por el fiscal del Estado. La semana pasada, los tres asistieron a un encuentro de expertos en terrorismo en Cartagena de Indias (Colombia) y Lima (Perú), acompañados por otros fiscales.

El Salón de Plenos y los pasillos aledaños de la Audiencia Nacional quedaron abarrotados por magistrados, jueces y fiscales. Zaragoza fue apadrinado por el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, y el ex jefe Antidroga José Aparicio.

En otro momento, el fiscal del Estado afirmó que "ni los vaivenes políticos ni las presiones más fuertes" han quebrado al nuevo fiscal jefe del Audiencia Nacional, quien será "el primer garante de la sintonía absoluta entre la acción el Ministerio Fiscal y el cumplimiento de la legalidad" y del interés público que efectúen en cada momento las Cortes Generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006