Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOMENTOS AZULGRANA | EDMILSON | Fútbol | El Barça revalida el título

Un triángulo que funciona desde Riazor

Los delanteros marcan las diferencias mientras que los medios y los defensas equilibran al equipo. Así ha sido siempre en el Barcelona y en cada partido lo ha repetido el entrenador. El Barça ha funcionado cuando ha dispuesto del triángulo que forman Puyol, Márquez y Edmilson. La recuperación del brasileño, ausente en la Liga pasada, ha permitido a Márquez mezclar con Puyol en el centro de la zaga. "Nos hemos entendido bien porque los tres hablamos mucho en el campo y en los entrenamientos", señala Edmilson, un futbolista acostumbrado a ganar el título de Liga cada año en Europa puesto que ya fue campeón con el Lyón. "Oleguer también ha contribuido a reforzar el espinazo de la zaga desde el puesto de lateral".

MÁS INFORMACIÓN

"La presente es mi primera temporada en el Barça porque la pasada casi no la jugué por la lesión de ligamentos cruzados", prosigue el brasileño. "No me resultó fácil coger la forma ni alcanzar el nivel del equipo. Fue un reto difícil. Tuve un bajón y me costó soltarme".

La plantilla al completo, con Edmilson a la cabeza, considera que el partido decisivo en la ruta azulgrana fue el disputado en Riazor, que acabó con un empate a tres después que el Barcelona dominara por 1-3. "Yo empecé en el banquillo y salí por Márquez en la media parte", recuerda. "Jugamos extraordinariamente bien al principio y mal al final porque defendimos demasiado atrás. Lo ocurrido nos permitió ver tanto lo que debíamos hacer como lo que teníamos que evitar. Fue un resumen de lo mejor y de lo peor de nosotros", acaba. "A partir de entonces disputamos tres partidos seguidos en casa, encadenamos tres victorias, ganamos en Madrid y adquirimos tal confianza que ya nadie nos pilló. El triunfo en el Bernabéu fue bonito, pero la clave estuvo en Riazor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 2006