_
_
_
_
_
UN NARRADOR EXCÉNTRICO

La imaginación legitimada

ANTES DE RECIBIR a los periodistas, John Irving les hace llegar un documento en el que desvela cómo supo por fin la suerte de su padre, a quien jamás llegó a conocer: "No lo escribí para publicarlo, lo que quiero es que se sepan las circunstancias que se dieron en mi vida en torno a uno de los temas dominantes de mi narrativa". El padre de Irving, piloto durante la II Guerra Mundial, pidió el divorcio, y una de las condiciones que puso su madre para concedérselo fue que renunciara a ver a su hijo. "Cuando me divorcié de mi primera mujer", comenta Irving, "mi madre dejó encima de mi escritorio un paquete con las cartas que le había escrito mi padre. En ellas le pedía reiteradamente que le diera permiso para verme". Nunca sucedió. Un día, las cartas desaparecieron, y John Irving continuó escribiendo novelas en las que el tema del padre ausente figuraba persistentemente. Muy avanzada su última novela, en la que la búsqueda del padre ocupa el primer plano, el escritor recibió una llamada telefónica. "Era mi medio hermano, me había visto en un documental de la BBC, y el parecido físico con mi padre no le dejó lugar a dudas. Me comunicó que nuestro padre había padecido trastornos mentales y que había muerto hacía años". William Burns, el padre del protagonista de Hasta que te encuentre, también pierde la razón: "A mi mujer y a mis hijos les pareció una coincidencia extraordinaria, pero a mí me pareció que todo encajaba". Irving, a quien algunos le reprochan escribir argumentos inverosímiles, añade: "Cuando Chris se puso en contacto conmigo prácticamente había terminado la novela, y conocía el final, porque es lo primero que resuelvo cuando escribo. En primer lugar, sentí alivio al saber que había sido buena persona. Además, que la realidad coincidiera con la ficción me hizo sentirme afianzado como escritor. Sentí que el poder de la imaginación se veía legitimado".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_