Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El gran salto de Palop

El meta se siente al fin protagonista y explota en el Sevilla tras seis cursos suplente en el Valencia

Andrés Palop ha ganado dos Ligas, una Copa de la UEFA, una Supercopa de España y otra de Europea, un palmarés que apenas Casillas y Cañizares superan entre los porteros españoles. Pero a sus 32 años y tras seis campañas en la élite, vive su primer curso como titular. Siempre a la sombra de Cañizares en el Valencia, Palop ha explotado en el Sevilla nada más se ha sentido protagonista. El jueves, en Gelsenkirchen, sostuvo a su equipo en la ida de las semifinales de la Copa de la UEFA con una soberbia actuación ante el Schalke. alemán En los últimos 10 minutos contó cinco paradas de mérito, sobre todo un vuelo en el 84 para cazar el cabezazo de Bordon.

"Tengo la confianza que necesitaba. Estoy tranquilo, sin nada negativo en la cabeza. Cuando jugaba en el Valencia siempre tenía en el subconsciente hasta cuándo iba a durar. Contaba los minutos, pero siempre pagaba el pato yo y no podía trabajar con tranquilidad", explica Palop, que nunca tuvo el peso de su competidor Cañizares. "En el Valencia siempre eran importantes los mismos. Las flores eran para unos, las bofetadas para otros. Siempre me he sentido preparado para ser titular. Si no, me hubiera quedado sentadito en el banquillo y cobrando. Siempre he peleado por un sitio y por fin ahora un entrenador me da confianza. Es mi momento", añade el meta.

Monchi: "El fútbol se ha perdido muchos años de Palop"; Otxotorena: "Es un portero de selección"

Palop llegó al primer equipo del Valencia en 1999 tras dos años en el filial, en Segunda B, y dos cursos cedido al Villarreal. Para entonces Cañizares sumaba un curso en Mestalla y hasta ahora, con 36 años, ha sido titular y ganado tres Zamora (2001, 2002 y 2004). Para Palop eran las migajas. Es decir, 63 encuentros en seis años, demasiado poco para alguien que siempre se sintió titular y que dijo sentirse "un monigote a quien manipular".

¿Ha sido un portero desaprovechado? "El fútbol se ha perdido muchos años buenos de Palop", asegura el director deportivo del Sevilla, el ex meta Monchi, responsable de su fichaje, gratis -una cláusula en su contrato le dejaba en libertad si el Valencia no le mantenía su ficha-. "Nos enfrentamos mucho en mi última época como jugador, yo en el Sevilla y él en el Villarreal. Mi último partido fue contra él, y siempre supe que lo haría bien. El problema era que tenía delante a Cañizares, y no tenía ni confianza de los entrenadores ni continuidad. Ahora es feliz, el Sevilla es un equipo a su medida. Es un portero que transmite mucha confianza y muy decidido en sus acciones", afirma. "Ha madurado", añade Juan Manuel Otxotorena, ex preparador de porteros en el Valencia y ahora en el Liverpool y en la selección española. "Necesitaba sentirse importante, saber que el domingo iba a jugar. Eso influye mucho. El cambio de aires ha sido un acierto. Palop es brillante, muy explosivo, de gran potencia en sus acciones", explica Otxotorena, que no descarta que el meta sea internacional: "Puede ser un portero de selección. Luis Aragonés cuenta con Valdés y con él, y la lista para el Mundial no es definitiva".

Palop, admirador de Arconada, ha explotado en el Sánchez Pizjuán. Resguardado por la defensa de Juande Ramos, sólo recibió seis goles en las 13 primeras jornadas y batió el récord sevillista de seis partidos seguidos imbatido. Una lesión de Notario le ha situado bajo palos en la Copa de la UEFA. "Estoy en el mejor momento de mi carrera. Me siento más involucrado. El vestuario es más humano que el del Valencia, es el grupo de toda la vida. Aquí los compañeros se preocupan unos por otros. En el Valencia lo echaba de menos", asegura Palop.

El Sevilla disfruta ahora del éxito. Nunca había alcanzado unas semifinales de la Copa de la UEFA, torneo que puede inaugurar su palmarés europeo. Para Palop sería su segundo galardón en tres años, tras ganar también la UEFA en 2004. Pero sería su primer gran éxito como protagonista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de abril de 2006