Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RETOS CIENTÍFICOS

Acercamiento de las matemáticas a la sociedad

Las matemáticas españolas aún viven bastante de espaldas a la sociedad, a pesar de los grandes retos que ésta les plantea. Ésta es una de las conclusiones del informe encargado por la Dirección General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid a un grupo de matemáticos españoles coordinado por Enrique Zuazúa, de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). El trabajo ha servido, además, para repasar nuevos retos en una jornada celebrada recientemente en el CSIC.

La aeronáutica, por ejemplo, es una fuente de retos para las matemáticas actuales. Su poder en este campo está ya demostrado: gracias a los modelos matemáticos, "entre los años 1980 y 2005 la eficiencia aerodinámica de los aviones ha mejorado un 25%, y en los materiales, un 20%", señaló Fernando Monge, del INTA. En el mismo período el tiempo de uso de los túneles de viento, muy caro, ha bajado a la mitad. Para el futuro, los ingenieros aeronáuticos persiguen aviones más rápidos de diseñar, menos ruidosos, más eficientes, capaces de volar con muy mal tiempo, o que emitan mucho menos CO2, entre otras cosas.

Ana María Mancho, del CSIC, expuso algunos problemas calientes hoy en mecánica de fluidos: desde cómo se difunden los contaminantes en el silicio con que se fabrican células fotovoltaicas hasta cómo se mezclan dos masas de agua en el océano o, en el litoral, cómo se dispersa en el mar, y qué efectos ambientales, tiene el agua muy salada procedente de una desaladora.

Errores financieros

Un tema en auge en la mecánica de fluidos son los microfluidos, gotitas de líquido de menos de un milímetro relacionadas para un tipo de desarrollo muy de moda, aún en fase muy experimental: los laboratorios en un chip. Son dispositivos minúsculos con sensores miniaturizados que se introducen en el organismo para tomar datos médicos. El problema es que para hacer sus análisis los sensores necesitan que haya cierta mezcla de microfluidos, y esto no ocurre tan fácilmente. Los matemáticos pueden tener la clave, diseñando por ejemplo estrías o canales en el material del biochip para que funcionen como micromezcladores.

Otros sectores que dan mucho trabajo a los matemáticos son las finanzas, la biología, la sociología o la búsqueda de la seguridad en las transacciones y comunicaciones, mediante la criptografía. Santiago Carrillo, de la UAM, habló de un problema poco conocido entre los no-expertos: el riesgo operacional, o las pérdidas que sufre una entidad financiera debidas a errores y mala práctica. Según Carrillo, 89 bancos perdieron por estos motivos 7.800 millones de euros sólo en 2002. La tarea de las matemáticas aquí es en modelizar el proceso por el que se producen tales errores para que sea posible prever las pérdidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de abril de 2006