La autopsia descarta violencia en las muertes en el piso de El che

Fallece la propietaria de la casa donde se produjo la explosión

Un primer análisis de la autopsia de las dos personas que el lunes fallecieron en una vivienda de Elche en una explosión de gas intencionada revela que en el momento del suceso estaban vivas. La policía aparca, de momento, la tesis de un caso de violencia doméstica pese a que todo apunta a que la segunda persona muerta es la pareja de la primera. La dueña de la casa, gravemente herida, murió ayer.

Inicialmente, la investigación atribuyó la explosión a un accidente fortuito. Horas después, se descubrió que la goma de la bombona de gas había sido cortada, lo que alteró el rumbo de la investigación. A la incógnita sobre los motivos y la autoría de la manipulación del conducto del gas, se sumó la dificultad para identificar a las víctimas por el alto grado de descomposición de los cadáveres

La policía identificó rápidamente a una de las personas fallecidas: Nilda Lezcano, una paraguaya de 41 años que cuidaba a la propietaria de la vivienda, una anciana de 97, desde hace dos años.

Las dudas sobre la identidad de la segunda persistían un día y medio después; si bien la tesis de que la segunda persona fallecida era un hombre cobraba fuerza.El cadáver podría corresponder a su pareja sentimental.

Esta circunstancia llevó a la brigada científica del Cuerpo Nacional de la Policía a barajar como posible móvil de la manipulación del conducto de gas un episodio de violencia sexista. Sin embargo, a medida que avanzaban las indagaciones, la policía aparcaba, provisionalmente, esta hipótesis.

A partir de entonces, el grupo de agentes judiciales se plantean, también, la posibilidad del suicidio en base al informe preliminar de la autopsia. Según apuntaron fuentes de la investigación y en base al primer análisis forense, las dos víctimas vivían y no presentaban signos de violencia en el momento en que se registró la explosión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Evaristo Lezcano, pariente de la ahora fallecida Nilda Lezcano, consideró en declaraciones a Efe que "muy posiblemente fuera otra pelea el detonante de lo ocurrido" en el domicilio de la explosión. Explicó que el compañero sentimental de la mujer se llamaba Esquivel, de unos 40 años. Afirmó que ambos mantenían una relación sentimental "muy inestable". En febrero de 2005, Nilda interpuso una denuncia contra Esquivel por malos tratos y violación, por lo que éste tuvo que permanecer tres meses en prisión, además de contar tras el cumplimiento de esta condena con una orden judicial de alejamiento sobre su compañera, dijo Lezacano.

Sin embargo, según explicó, "continuaban viéndose a escondidas, la mayoría de las ocasiones en el domicilio de la anciana" donde ocurrió la explosión.

La pareja ahora fallecida abandonó hace dos años su país natal, Paraguay, para "iniciar una nueva vida", después de que ambos dejaran a sus anteriores parejas. En concreto, Nilda es natural de la localidad paraguaya de Caacupe, ciudad de unos 150.000 habitantes y capital del departamento de la Cordillera, a unos 55 kilómetros de la capital Asunción.

Esquivel era natural de un pequeño pueblo situado a unos 15 kilómetros del municipio de Nilda, y ambos decidieron "dejarlo todo para venir a España ante la vergüenza que sentían en Paraguay por la separación de sus respectivas parejas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS