Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JJ OO DE INVIERNO

Kostelic y Aamodt se llenan de oro y récords

Dos estrellas consagradas revalidaron ayer sus títulos de Salt Lake City 2002. Son ya los esquiadores alpinos más laureados. La croata Janica Kostelic, de 24 años, ganó la combinada y sumó su cuarto oro, tras los tres conseguidos hace cuatro años y una plata. El noruego Kjetil-Andre Aamodt, de 34, llegó también a los cuatro triunfos al repetir en el supergigante, que no sólo ganó hace cuatro, sino hace 14, en Albertville 92, donde se convirtió en el vencedor alpino más joven. Además, aumentó el récord absoluto de metales a ocho, pues cuenta asimismo con dos platas y dos bronces. Y serían 20 si se incluyeran Mundiales y Copas del Mundo.

Kostelic, resucitada pese a sus problemas físicos, ganó la partida a Anja Paerson, bronce en el primer descenso, en el que ella, enferma, fue la 13ª. La sueca se debió conformar con otro bronce, pues la austriaca Marlies Schild logró mantener en el descenso acortado de la combinada 5 centésimas de las 84 que le había sacado en el eslalon. De todas formas, a Paerson le daba igual la plata porque su gesto de contrariedad fue significativo cuando vio cómo Kostelic la superaba. Ésta, dejando deslizar siempre los esquís para tener más velocidad, no sólo defendió las 38 centésimas que le había sacado en el eslalon, sino que le añadió 17, hasta 55, y dejó a Schild a 50. En cualquier caso, un podio para asustar, pues las tres serán tremendas rivales en el gigante del viernes de María José Rienda, que se prueba hoy en el supergigante. Eso sí, Kostelic matizó que quizá no esté por falta de fuerzas.

En el masculino surgió una vez más Aamodt. Perdió por seis centésimas el bronce del primer descenso, el lunes, y se dañó una rodilla en un salto. No pudo así defender su otro título de la combinada y se reservó para ayer. Tras fallar el estadounidense Bode Miller, superó al sorprendente suizo Hoffmann, bronce, y resistió por 13 centésimas el único asalto austriaco grande, el de Hermann Maier.

La campeona de hockey, Canadá, con sus estrellas de la NHL, cayó (0-2) ante Suiza. Y el estadounidense Shani Davis, en los 1.000 metros, se convirtió en el primer negro campéon en patinaje de velocidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de febrero de 2006