Atacado el coche de un vecino de Rascafría que se opone al plan general

Es la quinta agresión que sufren diversos residentes en los últimos meses

Los actos vandálicos para intentar acallar a los vecinos que se oponen al Plan General de Rascafría continúan. Y cada vez con mayor virulencia. Uno de los integrantes de la Plataforma en Defensa del Valle del Guadarrama y contra el futuro urbanismo de la localidad, Julio Cachofeiro, asistió ayer al destrozo de su coche. Un grupo de individuos arrancó los embellecedores de su turismo y robó el radiocasete mientras comía con unos conocidos.

Es el tercer ataque que sufre este residente, después de que le pintaran los exteriores de su vivienda en noviembre y le arrancaran el buzón el pasado 1 de enero.

Los hechos ocurrieron al mediodía de ayer, según Cachofeiro. Había dejado aparcado su vehículo, un Volkswagen Golf ranchera, en la puerta de su casa, en la calle de José Salgado número 14. A la hora de almorzar, se marchó a comer con unos amigos. Hasta ahí, todo transcurrió con total normalidad. La desagradable sorpresa llegó cuando regresó a su domicilio. Se encontró con que algún individuo había forzado el turismo: le habían arrancado los embellecedores laterales y le habían forzado la cerradura. Ya una vez dentro, le habían roto parte del salpicadero y le robaron el radiocasete, que estaba encajado en el frontal.

"Todo lo que nos está pasando es una auténtica vergüenza. He llamado a la alcaldesa de Rascafría

[Yolanda Aguirre, del PP] para comentarle lo que me había ocurrido y se ha limitado a decir que lo sentía mucho y que no llamara a la prensa para que no se diera una mala imagen del pueblo. Eso es lo único que le preocupa a esta señora", decía indignado Cachofeiro.

Éste es el tercer ataque que sufre este miembro de la Plataforma en Defensa del Valle del Guadarrama. La vivienda de Cachofeiro sufrió pintadas amenazantes en todas sus paredes exteriores a finales del pasado noviembre. En ellas se podían leer las frases: "Sí al Plan General", "Rascafría puede vivir sin ti" y "Vete si no te gusta el plan".

Además, el pasado 1 de enero, el buzón de su vivienda fue el único de toda la calle que fue arrancado y destrozado. La Guardia Civil de Rascafría no ha detenido hasta la fecha a nadie por estos hechos. "Hoy no he podido poner ni la denuncia porque, según me han dicho, he llegado tarde. Como esto no se acabe pronto, puede llegar a límites insospechados", añade el afectado.

Cachofeiro no ha sido el único que ha sufrido ataques por oponerse al Plan General de Rascafría. Al portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Rascafría, Félix Sanz González, le destrozaron a principios de diciembre un huerto que cultiva en el cercano municipio de Alameda del Valle.

Al concejal del grupo socialista en Rascafría José Manuel Legazpi le rociaron su coche con pintura marrón. "Los que nos han atacado deben tenerlo muy claro. A mí, o me sacan con los pies por delante o no voy a parar. Llevo 26 años viviendo en este pueblo y no voy a consentir que lo destruyan para que algunos se enriquezcan a costa de otros y del medio ambiente", señaló en diciembre Legazpi.

Detrás de estos ataques está el interés de algunos vecinos del municipio en intimidar a los disidentes del futuro Plan General de Ordenación Urbana de la localidad, que prevé la construcción de un enorme polígono de 28 hectáreas, más de 1.600 nuevas viviendas y una carretera de circunvalación del casco urbano. Esto supone hacer centenares de casas en los márgenes de lo que será el futuro parque nacional del Guadarrama, cuya aprobación está pendiente.

Esa medida ha sido aprobada por los tres ediles del PP (con su alcaldesa, Yolanda Aguirre, al frente) que gobiernan junto con dos de los tres concejales de la Candidatura Independiente Local (CIL). Los tres representantes del PSOE no pudieron hacer nada para impedir la aprobación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de enero de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50