Reportaje:FÚTBOL | 18ª jornada de Liga

"Me siento utilizado para la polémica"

Roberto Carlos, a punto de batir la marca de partidos ligueros de Di Stéfano, afirma que no tiene problemas con nadie en el Madrid

Roberto Carlos ha perdido la sonrisa. Hace diez años, llegó al Madrid con fama de defensa de época e imagen de tipo amigable, simpático y abierto. Un decenio después, es uno de los capitanes. Un peso pesado del vestuario. Un tipo de rictus serio. El alma del clan brasileño, formado por él mismo, Ronaldo, Robinho, Baptista y Cicinho, que hoy debutará contra el Villarreal. Tantas responsabilidades y sus supuestos desencuentros con sus compañeros le han colocado en el ojo del huracán en el peor momento: le sobrevuela la posibilidad de la suplencia y una parte de la directiva se plantea su marcha a final de curso. "El ambiente está mejorando", sostuvo ayer; "yo no tengo problemas con nadie. Hay muchos que se pasan y engañan a los aficionados. Tenemos que olvidarnos del exterior y no preocuparnos tanto de la polémica externa".

Más información

A Roberto Carlos, que siempre se caracterizó por su espíritu festivo, le acusan de no hablarse con Salgado; de haber rehuido a los otros capitanes en la cena de Navidad del club; de reírse de Valdo, canterano del Madrid y extremo de Osasuna, tras lesionarle... Todo mentira, según el lateral. "Lo que está pasando me deja triste y me sorprende. El fútbol no es así. Por eso hoy estoy aquí [en la conferencia de prensa]. Sólo, porque me lo ha pedido el club", explicó. "Yo digo una cosa y vosotros ponéis lo que queréis. Tienes mi teléfono. ¡Habla conmigo personalmente!", espetó a un periodista.

A la vista del Villarreal, "uno de los partidos más difíciles porque es un equipo excelente y lleva tres años a un gran nivel", Roberto Carlos analizó un espinoso asunto tras otro: "Cuando se dijo que no me llevo bien con los capitanes, me sentí utilizado para la polémica. No ha pasado nada. Fui el primero en llegar a la comida. Mi mesa estaba vacía. Vi otra en la que estaban Zizou [Zidane], Bullock y otros baloncestistas y me senté en ella. Puedo sentarme donde quiera. No me di cuenta de que las cámaras estaban entrando. Eso tiene que cambiar. Luego, hablé con Raúl, Iván [Helguera], Guti..., y aclaramos el asunto. No tengo ningún problema con nadie".

¿Y qué pasó con Valdo? "A Valdo le tengo mucho cariño. Me sentí mal cuando me insultó. Le respeto. Nunca quise hacerle daño. Me reí porque me insultó un joven y no quería entrar en su nerviosismo", contestó; "los que estamos aquí desde hace más tiempo no nos preocupamos. Pero los jóvenes, cuando ven algunas críticas, se ponen nerviosos".

Roberto Carlos pasa por ser el guía de Robinho. Le corresponden los consejos y las bromas. Y, si él falla, porque no anda por ahí o porque Juan Ramón López Caro, el entrenador, le ordena lanzar faltas, como ayer, siempre quedan los otros brasileños. Por eso, mientras Robinho hablaba en portugués con Ronaldo y Cicinho, él disparaba a puerta. Y lanzaba balones fuera. "Soy amigo de Vanderlei [Luxemburgo]. Podría haber hecho algo más con nosotros", reconoció cuando le preguntaron si echa de menos a su ex técnico, la otra pata en la que se asentaba la influencia brasileña; "se esforzó para que el equipo mejorase, pero no tuvo la oportunidad. Los jugadores no debemos entrar en eso. No voy a hablar más de él. Es ya pasado".

Por la mente de Roberto Carlos pasean sus años gloriosos con el Madrid, los de los triunfos en la Copa de Europa, la Liga, la Copa Intercontinental... Pero de eso, como de Luxemburgo, no quiere hablar: "También forma parte del pasado". Como la marca de partidos en la Liga de Di Stéfano, 339 entre el Madrid y el Espanyol, que superará hoy si juega contra el Villarreal. Un detalle que, como todos sus encuentros hasta junio, ronda la despedida, aunque él, con contrato vigente hasta 2007, no lo quiera: "Si puedo, continuaré haciendo historia aquí. Tengo cinco meses para seguir trabajando bien. De lo de irme no voy a hablar. Lo que menos me interesa es irme. Cuando acabe la campaña, ya veremos lo que es mejor para el club y para mí y si hay ofertas. Llegué ganando títulos y me quiero ir ganando títulos".

Roberto Carlos, en una sesión preparatoria.
Roberto Carlos, en una sesión preparatoria.ALEJANDRO RUESGA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción