Reportaje:

La reconstrucción de Quique

Fran Escribà, segundo técnico, explica cómo el actual Valencia se asemeja ya al de Benítez

Quique Sánchez Flores y sus colaboradores han conseguido, de entre las ruinas que el italiano Claudio Ranieri dejó en Mestalla, levantar en cinco meses un edificio cada vez más sólido tanto en la Liga como en la Copa del Rey. El Valencia, serio candidato a amenazar la hegemonía del Barcelona, vuelve a ser ese equipo "duro, rocoso e incómodo que si te marca despídete", según lo describe Fran Escribà, ayudante de Quique. Éstas son algunas de sus claves:

- El modelo de Benítez. "Entre el Valencia de Benítez que gana la primera Liga [2001-02] y la segunda [2003-04] hay muchas diferencias. El primero se armaba en su campo y salía a la contra. El segundo presionaba mucho más arriba. Parecido a lo que le ha pasado en el Liverpool. Nosotros no presionamos tan arriba, pero jugamos más el balón. A Benítez no le gusta la posesión del balón, pero te pasa por encima por ritmo. Con todo, el concepto del fútbol es parecido y la plantilla está hecha para este tipo de juego. Si juega a ser el Barça, el Valencia no va a ningún sitio. El primer mensaje es ser fuertes, duros. Y, luego, si sale, hacerlo bonito".

- Carga táctica. "Nosotros no llegamos a ver qué sale, sino que desarrollamos día a día una carga táctica muy importante. Si comparamos cómo cerrábamos un contragolpe en las primeras jornadas y cómo lo hacemos ahora, la evolución es muy grande. Les hemos dado muchísimo la paliza a los jugadores. Hemos individualizado los fallos aunque nos supiera mal. Y ya jugamos de manera muy mecánica. En los partidillos de entrenamiento, nuestros resultados son de 0-0 o 1-0. Los delanteros saben que es muy difícil marcar y bromeamos diciendo que jugamos Paraguay contra Uruguay. El equipo ha encajado un poco más tarde de lo esperado, pero los plazos son similares a los del Getafe [al que dirigieron el curso pasado]. La diferencia es que el Getafe venía eufórico tras el ascenso a Primera y en el Valencia se pensaba que la generación de Albelda había pasado sus mejores días, lo que nosotros nunca creímos".

- Alternativa al Barça. "La sensación es que está muy lejos

[ocho puntos], pero el Barça no ha pasado todavía por el bache que pasan todos [en el curso pasado lo tuvo al principio] y va a perder por un tiempo a Eto'o, que tiene tantísimo gol. Si preguntas a los jugadores del Valencia si se conforman con ser segundos, que parece ahora lo más lógico, ninguno lo firmaría. Es un vestuario que cree mucho en sí mismo, que sabe que es un equipo muy difícil de batir. En definitiva, que no se fíe nadie".

- Albiol. "El accidente de tráfico

[el año pasado, por el que le extirparon el bazo] retrasó su explosión, pero, si quiere, acabará siendo capitán del Valencia. Como había trabajado ya con nosotros en el Getafe, habiendo marcado a Ronaldo y Eto'o, los conceptos los tenía asimilados. Tiene potencial para la selección española e incluso podría estar en Alemania como le pasó a Tendillo en el Mundial de España 82".

- Villa. "Cuando estaba en el Sporting de Gijón, a mí ya me parecía que era el delantero perfecto para el Valencia. Es un killer [asesino] que no tiene otra cosa en la cabeza que el gol. Pese a ser pequeño, aguanta muy bien la pelota, se desmarca, desequilibra... Nos ofrece tantos recursos que ni en la Copa le dimos descanso como habíamos pensado. Ha resultado un fichaje barato

[el Valencia pagó por él 12 millones de euros al Zaragoza]".

- Rebeliones a bordo. "Se han exagerado mucho. La más grave fue la de Rufete, que sí tuvo una falta de respeto al vestuario [tras ser sustituido ante el Cádiz]. Pero el ambiente ha sido extraordinario porque los jugadores distinguen entre el trato humano y el futbolístico. Tratamos a la persona con educación y respeto, sin un mal gesto, aunque el jugador pueda sentirse castigado al quedarse en el banquillo

[Carboni pidió ayer explicaciones a Quique por no haber sido convocado ante el Villarreal]".

- Profundidad de plantilla. "[Manuel] Pellegrini

[técnico del Villarreal] dijo que teníamos la mejor plantilla de España. La del Barça no es peor que la nuestra, que está muy compensada. En la Copa estuvieron muy bien Butelle, David Navarro, Rufete, Regueiro, una alegría, Mista y Fabio Aurelio, que es nuestro jugador número 12. Es muy bonito poder recuperarlos para la causa". El club, además, dio ayer de alta en la plantilla al interior Jorge López, lesionado desde el verano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción