Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bob Dylan, de cantautor a pinchadiscos

¿Qué música escucha Bob Dylan? ¿Qué artistas son capaces de romper esa cortina de hielo que parece separarle del mundo de los mortales y hacerle sentir algo?

Desde el próximo mes de marzo la respuesta está en las ondas. Y en Internet. Dylan, el cantautor cuya música puso banda sonora a las revoluciones del 68 y cuyo afán por la experimentación cambió la historia del rock, estará por primera vez en su vida delante de un micrófono como presentador.

El artista acaba de firmar un contrato con la radio estadounidense por satélite XM para conducir un programa semanal sobre música en el que pinchará desde a sus clásicos predilectos a grupos nuevos que considere dignos de atención.

Además, entrevistará a otras estrellas como él y hará comentarios sobre música "y otros temas", según anunció la estación el martes en un comunicado en el que también se recogía una frase de Dylan: "Las canciones y la música siempre me han inspirado. Muchos de mis temas han sonado en la radio. Pero ésta es la primera vez que voy a estar al otro lado del micrófono. Será tan excitante para mí como para XM".

El programa del autor de clásicos como Mr. Tambourine man podrá escucharse en las casas de sus admiradores de todo el planeta. Sólo será necesario tener acceso a Internet para conectarse a www.xmradio.com y pagar mensualmente siete euros. El programa, que aún no tiene nombre, sonará en el canal de rock de una estación que cuenta también con Tom Petty entre sus ilustres conductores y que no ha desvelado cuánto cobrará el artista.

No obstante, cualquiera que sea el precio acordado parece una buena inversión: a sus 64 años Dylan sigue siendo un superventas. Las entradas para sus conciertos se siguen agotando, sus discos siguen recibiendo premios y el primer volumen de sus memorias, Crónicas: volumen 1, ha permanecido durante 19 semanas en la lista de los libros más vendidos del diario The New York Times.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de diciembre de 2005