Sol estará cortada al tráfico dos años

El eje Montera-Carretas permanecerá abierto al tráfico de residentes y transporte público

A partir de noviembre y durante dos años, la Puerta del Sol será cerrada previsiblemente al tráfico, privado y público, para que los operarios del Ministerio de Fomento construyan bajo tierra una estación de cercanías, parada principal del segundo túnel de la risa entre Atocha y Chamartín. El ministerio había propuesto al Ayuntamiento una alternativa para evitar el cierre: desviar toda la circulación a un lateral de la plaza, ocupando además parte de las aceras; pero el edil responsable de Movilidad, Pedro Calvo, afirmó ayer que esa fórmula es "inviable" porque convertiría Sol "en una ratonera".

Por Sol, que lleva 21 años cerrada al tráfico privado en horario diurno, circulan cada día 27.000 coches y más de 120.000 peatones (150.000, los sábados), y tienen su cabecera 42 líneas de autobús.

Más de 40 líneas de autobús tendrán que ser trasladadas, algunas de ellas a una dársena provisional en medio de Alcalá
El Ayuntamiento ve "inviable" mantener la circulación desviando todos los coches por un lateral como proponía el Gobierno
El Ministerio de Fomento ocupará más de un tercio de la plaza para construir bajo tierra una estación de cercanías

El 28 de septiembre, Fomento envió una carta al Ayuntamiento anunciándole que a principios de noviembre comenzará la última fase de construcción de la macroesta-ción de cercanías. En la misiva, el ministerio pedía permiso para ocupar parte de la plaza y adjuntaba su propuesta para afrontar la afección al tráfico: reducir el número de carriles, desviar los coches por un lateral de la plaza y ocupar parte de las aceras.

Esa propuesta es "inviable, una tomadura de pelo, una broma pesada", resumió ayer el concejal Pedro Calvo, responsable de Movilidad en el gobierno de Ruiz-Gallardón. "Vamos a hacer un estudio de viabilidad, pero yo ya les digo que es imposible meter todos los coches por ahí sin provocar un atasco monumental", agregó. Según Calvo, Fomento ha actuado "sin valentía política" y mostrando una "total deslealtad institucional". "Les vamos a dar la licencia, porque la obra en sí nos parece magnífica. Pero lo que tenían que haber hecho, en lugar de presentar una propuesta que no es seria, es pedir directamente el cierre de Sol al tráfico. Han pretendido que parezca que el cierre lo decide el Ayuntamiento", protestó.

El concejal recordó que la obra de Fomento -un proyecto aprobado e iniciado por el anterior ministro, Francisco Álvarez-Cascos, del PP-, "lleva un año y medio de retraso". "Casualmente", señaló Calvo, el momento de mayor impacto y molestias a los ciudadanos coincidirá con las elecciones municipales de 2007.

Si el estudio de viabilidad concluye que el cierre de Sol es inevitable, el Ayuntamiento tratará de conservar al menos un tramo abierto al tráfico de residentes: el eje Montera-Carretas. Los residentes, taxis, ambulancias y vehículos autorizados -y los coches privados los sábados por la tarde y los domingos, cuando no rigen las restricciones actuales- podrían así alcanzar la plaza, aunque no rodearla como ahora. El secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación, Víctor Morlán, se mostró sorprendido por el hecho de que el Ayuntamiento "hable ahora de la ocupación de la Puerta del Sol cuando conoce el proyecto desde el principio y éste no ha sido modificado". "Nuestra propuesta es perfectamente factible, aunque inevitablemente se producirán algunas molestias", explicó."Nunca hemos pedido el cierre de Sol y nunca lo vamos a pedir", apostilló un portavoz de Fomento. Fuentes del ministerio apuntaron su convicción de que el Ayuntamiento "utiliza" la obra para hacer algo que desea desde hace tiempo: peatonalizar la Puerta del Sol y buena parte de su entorno.

Calvo convocó ayer a los periodistas para explicarles la propuesta de Fomento y calificarla de "inviable". Calvo se resistió a confirmar que el Ayuntamiento vaya a cerrar la Puerta del Sol al tráfico en noviembre, y aplazó la decisión a dentro de una semana, cuando esté listo el "estudio de viabilidad" que realizarán sus técnicos. "Pero ya les adelanto que esto es inviable. El ministerio tenía que ser valiente y pedirnos que cortáramos el tráfico durante dos años", insistió.

Dirigentes del gobierno municipal confirmaron después a EL PAÍS que la decisión de cerrar Sol está tomada porque los desvíos planteados por Fomento "son imposibles de aplicar". Los coches, según estos responsables, no sólo quedarían atascados en un lateral, sino que invadirían la zona peatonal -llevándose por delante una de las dos fuentes que escoltan la estatua ecuestre de Carlos III- y dejarían "aceras de un metro de ancho" en una plaza por la que pasan 120.000 personas a diario.

Sol no quedará totalmente aislado: a partir de enero, el eje Montera-Carretas, que cruza de norte a sur la plaza, permanecerá abierto (aunque restringido a residentes, transporte público, ambulancias y vehículos autorizados). "Vamos a pedir a Fomento que reduzca un poco la ocupación en esa zona, porque conservar la conexión Montera-Carretas es importante para los vecinos", adelantó Calvo. "El Ayuntamiento ya nos pidió eso y le contestamos que sí. Ese eje estará ocupado sólo durante dos meses", respondieron desde el ministerio.

Una dársena en la calzada

Un total de 42 líneas de autobús, que tienen su cabecera en la Puerta del Sol, tendrán que ser trasladadas. Por Alcalá entra a Sol un autobús por minuto. "Estamos pensando en llevar las dársenas a tres puntos: la calle de Sevilla, el inicio de la calle de Alcalá y otro tramo de esta misma calle pasado el cruce con Sevilla", explicó el concejal de Movilidad.

En ese tramo de Alcalá, el tráfico es sólo de bajada hacia Sol, y en la acera de la derecha ya existen paradas de autobús. Así que las nuevas, según planea Calvo, tendrán que colocarse en una dársena provisional, que habrá que construir "a toda prisa" en plena calzada, sobre la mediana. Los viajeros bajarán a esa mediana y cruzarán después la calle por unos pasos de peatones "que también habrá que pintar"

Por la Puerta del Sol circulan 27.000 coches al día, según el Ayuntamiento. De ellos, 18.700 lo hacen en el periodo actualmente restringido para residentes, transporte público, motos y ambulancias (de 8.00 a 22.00). Y se distribuyen así: 9.350 taxis, 4.300 turismos, 1.900 furgonetas y camiones, casi 800 autobuses y 2.300 motos. Además, 120.000 personas en día laborable y 150.000 los sábados cruzan la plaza a pie. El Ayuntamiento teme que la ocupación para las obras de Fomento provoque un "atasco humano", sobre todo en épocas en las que se disparan las compras, como las navidades.

En esa misma época se producen dos eventos que podrían verse afectados: la celebración del Año Nuevo y la cabalgata de Reyes. El primero se salvará: "El que quiera tomar las uvas en Sol podrá hacerlo, aunque tendremos que estar más apretaditos", dijo Calvo. La cabalgata tendrá que variar su ruta: "Tendremos que hacernos a la idea de que no podrá acabar en la plaza Mayor".

La consejera de Transportes de la Comunidad consideró "innecesario y absolutamente perjudicial" el cierre al tráfico de Sol, y confió en que puedan introducirse "mejoras" en el plan de desvíos propuesto por Fomento. De Cospedal tachó de "inaceptable" el retraso de estas obras, pero afirmó que "son posibles de realizar sin cortar en su totalidad el tráfico en esta zona neurálgica de la capital, lo que causaría graves perjuicios para los madrileños".

Aspecto de las obras del Ministerio de Fomento para la construcción de una estación de cercanías en la Puerta del Sol.
Aspecto de las obras del Ministerio de Fomento para la construcción de una estación de cercanías en la Puerta del Sol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50