Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Maurice Rosenblatt, influyente político de EE UU

Maurice Rosenblatt, uno de los hombres de mayor influencia política en Washington y cuya labor fue clave en la caída del reaccionario senador McCarthy, murió el pasado 11 de agosto en Rockville (Washington DC) a los 90 años.

Su casa, situada a pocas calles de Capitol Hill, fue durante décadas uno de los centros de reunión de la llamada ingelligentsia de Washington. A ella acudían republicanos y demócratas en busca de consejo y allí se gestaron campañas políticas y proyectos de toda índole que después se transformaban en acciones concretas en el Congreso y el Senado estadounidense.

Desde su casa dirigió entre 1956 y 1993 el lobby National Associates Counsel, que tuvo entre sus clientes a sindicatos y grupos ecologistas. Pero el más memorable de sus esfuerzos fue orquestar tres años antes el derrocamiento del senador Joseph McCarthy, cuya caza de brujas contra los comunistas a través de la Comisión de Actividades Antinorteamericanas (1947-1954) sembró el terror entre intelectuales, políticos, y militares. Las listas negras creadas por el temible senador se cebaron particularmente con guionistas y directores de Hollywood, "limpiando" así de las influyentes pantallas de cine todo reducto de progresía.

"Joe McCarthy era un tipo mezquino. Un villano en el proceso democrático. Me di cuenta de que yo tenía madera de líder, podía agrupar a otros y motivarlos. Pero nunca me vi a mí mismo como a otro operador de Capitol Hill...", afirmó Rosenblatt en un libro de próxima publicación.

Él fue el creador en 1953 del McCarthy Clearing House, que sirvió para recopilar documentos y testimonios contra el senador con los que ayudar a la prensa y a los legisladores a combatirle.

Llegó incluso a entrevistarse con el papa Pío XII para pedirle la condena de McCarthy y evitar que tuviera el apoyo oficial de los católicos (el senador practicaba esa religión). "Me fui hasta Roma arropado por seis congresistas y varios obispos y lo único de lo que el Papa quiso hablar fue de los Brooklyn Dodgers [un equipo de béisbol]", dijo Rosenblatt en una entrevista.

Escribió discursos y apoyó desde el anonimato el trabajo del senador Ralph Flanders, quien introdujo una resolución en el Congreso para expulsar a McCarthy de la Comisión de Actividades Antinorteamericanas por abuso de poder, algo que finalmente ocurrió en 1954, aunque el reguero de víctimas dejado a su paso ya había conseguido destruir a la rama más radical de la izquierda estadounidense.

Rosenblatt nació en 1915 en Nueva York, pero gran parte de su juventud la pasó en Austria, donde su padre trabajó como economista. En 1936 se graduó en la Universidad de Wisconsin para después mudarse a su ciudad natal. Trabajó primero en un sindicato y en 1939 fundó el Coordinating Committee for Democratic Action, una organización dedicada a combatir el incipiente movimiento pronazi de Estados Unidos.

Durante la II Guerra Mundial fue investigador criminal para el Ejército y en 1946 se instaló en Washington. Dos años más tarde fundaba el National Committee for an Effective Congress, dedicado a buscar una mayor representación liberal en el Congreso. De origen judío, hizo lobby en Washington para apoyar la creación de Israel y sirvió como puente de conexión entre demócratas y republicanos en numerosas contiendas políticas. "Era un original, nunca se adhirió a ninguna ortodoxia", recordaba el lunes en el diario The Washington Post Curtis B. Gans, junto al que fundó el Comité para el Estudio del Electorado Americano.

Estuvo casado sólo durante un mes con la modelo Laura Barone, y tras su divorcio nunca más tuvo pareja oficial. Considerado un hombre de gran inteligencia, avanzado e ingenioso, otro de sus amigos, Woody Price, le recordaba en el mismo diario con estas palabras: "Fue uno de los grandes conversadores de los tiempos modernos. Se expresaba muy bien, era simpático sin ser superficial y era serio, creo que eso le dio credibilidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de agosto de 2005