Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GREC 2005

Lluís Soler aborda el mito del Comte Arnau con un monólogo

El espectáculo condensa la obra de De Sagarra en una función única

El actor Lluís Soler verá cumplido hoy un viejo proyecto con el estreno de El comte Arnau, de Josep Maria de Sagarra, en el anfiteatro Grec. El espectáculo, dirigido por Antonio Calvo, se presentará en función única. En él se ha hecho un gran esfuerzo de condensación para reducir los más de 10.000 versos endecasílabos del original de De Sagarra a cerca de 1.500. La versión resultante se sustenta en los tres personajes principales de la historia, el Comte Arnau; su esposa, Elvira, y su amante, la abadesa Adelais.

"Siempre he visto un gran espectáculo escondido en el poema. Creo que permite una obra de teatro con muchos personajes", dice Soler. De momento, él se conforma con esta primera aproximación a la que se enfrenta con el "pánico, puesto entre comillas", de actuar en un espacio como el Grec, pero con la pasión con la que siempre se ha sumergido en el universo de Sagarra. Lluís Soler se presenta ante el público como un narrador, pero se sitúa en un punto medio entre el personaje del conde, el de De Sagarra y el del actor. Y a medida que va diciendo los versos, efectúa "un pequeño juego de transformismo" para dar voz también a la abadesa, a la esposa y a otros pequeños personajes que van apareciendo en la historia. "Hay diálogos entre parejas, y el espectador debe poder entender en cada momento quién es quién", explica. El director señala que, a la hora de posar su mirada sobre el mito, le ha interesado "el lado oscuro, telúrico, del texto". Y añade: "Para mí es muy importante saber que no es algo inventado, aunque De Sagarra lo reinventa con mayúsculas. El hecho de que haya perdurado a lo largo del tiempo trasluce que debe de haber algo de identificación de la sociedad catalana en el mito del Comte Arnau".

Aunque se trata de un espectáculo de pequeño formato, la ficha técnica es extensa y se ha hecho un cuidado trabajo de vestuario, firmado por Ramon Ivars, iluminación (Kiko Planas) y espacio sonoro (Àlex Polls). El espectáculo es una coproducción entre el festival Grec y La Perla 29. Tras la experiencia, el director coincide con Soler en la posibilidad de levantar un espectáculo mucho más ambicioso a partir del texto de De Sagarra. "Habrá que cogerlo otra vez y exprimirlo de otra manera", afirma. El comte Arnau es el único monólogo que se presenta este año en el Grec, que ha dejado en suspenso los tradicionales solos por problemas de fechas y espacios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de julio de 2005