El nuevo PGOU de Marbella incluye fórmulas para legalizar unas 25.000 viviendas

5.000 casas quedan fuera de ordenación y a expensas de lo que decidan los tribunales

Marbella ya tiene un documento de avance para su nuevo PGOU que dotará a la ciudad de unas reglas de juego "claras y acordes al ordenamiento jurídico". El texto entregado ayer por el equipo redactor a la Junta y al consistorio, establece mecanismos para legalizar unas 25.000 viviendas, entre el 80% y el 85% de las construidas con licencias impugnadas en los tribunales, mediante unos sistemas de compensación de los equipamientos públicos y oportunidades perdidos. Otras 5.000 viviendas quedan fuera de ordenación a expensas de las decisiones judiciales.

La normalización urbanística del municipio, que como reconoce el documento ha sido gestionado desde 1994 "con desprecio al plan vigente y sobre la base de un planeamiento inexistente", es uno de los objetivos del nuevo proyecto, lo que "no significa establecer de modo genérico las condiciones para posibilitar el reconocimiento de todo lo construido irregularmente". La ciudad cuenta ahora con un parque de 80.000 viviendas, de las que unas 30.000 ha sido construidas de forma irregular.

En general pueden ser legalizadas construcciones realizadas con exceso de edificabilidad, o que fueron autorizadas sin la aprobación previa de las figuras de planeamiento exigidas, o que han impedido que la ciudad se dotara de equipamientos que pueden ser recuperables. Para ello, se estudiaría cada caso de forma individualizada con una metodología "transparente" y se definirían las compensaciones que fueran precisas con aportaciones de suelo municipal pero también con la contribución económica de promotores que han obtenido beneficios de las irregularidades para financiar las nuevas infraestructuras que se precisen. Para estas compensaciones el plan reserva 1.800 metros cuadrados de suelo, la mitad del nuevo suelo urbanizable.

El documento deja claro que nunca podrán ser asumidos "aquellos desarrollos contradictorios" con el modelo que define el nuevo PGOU. Así, deja fuera de ordenación unas 5.000 viviendas que han sido construidas en suelo no urbanizable o protegido, o que han invadido espacio que estaba reservado para sistemas generales de importancia estratégica. Según la consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, "todas aquellas en las que puede haber un delito contra la ordenación del territorio" y que quedarán a expensas de la decisión que adopten los tribunales de justicia.

Espacios libres

En términos generales, el plan elaborado por el equipo que dirige Manuel González Fustegueras, reserva para espacios libres y suelo no urbanizable el 51% de las 12.000 hectáreas de superficie del municipio, con 1.500 hectáreas de espacios libres públicos, con una ratio de 60 metros cuadrados por habitante en el caso de mayor crecimiento demográfico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las 3.661 hectáreas de suelo urbano, permitirían la construcción de unas 50.000 nuevas viviendas, el doble de las necesidades de crecimiento previstas en los próximos 15 años, en los que Marbella podría llegar a tener entre 140.000 y 200.000 habitantes. "Hay un margen más que suficiente y el documento no es especialmente restrictivo porque define un modelo equilibrado", precisó el jefe del servicio de Planeamiento Urbanístico de la Junta, Emilio García. El último proyecto de PGOU que elaboró el equipo de gobierno del Grupo Independiente Liberal (GIL) en 2003 y que fue rechazado por la Junta preveía construcciones equivalentes a una ciudad de 600.000 habitantes.

El objetivo del nuevo PGOU de potenciar el papel de Marbella en el sistema de ciudades de la Costa del Sol pasa de forma especial por mejorar el sistema de comunicaciones y las relaciones con otras ciudades del entorno. Para ello, define una variante a la autopista A-7 y un nuevo viario intermedio entre ésta y el trazado de la antigua N-340 que permita descongestionar la primera del tránsito interno y potenciar en la segunda el transporte público reservando carriles reservados. También contempla la reserva del suelo para el corredor ferroviario de la Costa del Sol y la liberación del peaje entre San Pedro y Marbella.

Entre las nuevas infraestructuras, el plan prevé un puerto deportivo en San Pedro y la regeneración de las playas entre este núcleo y Puerto Banús.

El plan plantea cuatro actuaciones estratégicas para diversificar los puntos de centralidad de un municipio caracterizado por una alta dispersión. En Guadaiza, al oeste del término municipal, un complejo con equipamiento educativo de primer nivel de carácter universitario con un parque tecnológico, parque residencial e intercambiador de transportes. En Holandalucía, junto a Nueva Andalucía, un palacio de congresos y centro de iniciativas turísticas con intercambiador de transportes. Además, un parque empresarial en el entorno de La Cañada y actuaciones de viviendas protegidas en Marbella Este.

La consejera de Obras Públicas, certificó el aval de la Junta al documento, que ella misma presentó a la prensa en Málaga, y resaltó que el PGOU "apuesta por un crecimiento ordenado con un volumen importantísimo de equipamientos que dará un giro de 180 grados a la situación actual".

Yagüe, dispuesta a dialogar

A la misma hora que la consejera de Obras Públicas presentó en Málaga el avance del PGOU, la alcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, celebró tal y como tenía previsto la mesa de participación del PGOU, a la que asistieron medio centenar de empresarios, asociaciones de vecinos, representantes sindicales y varios colectivos. No tuvieron tiempo de estudiar el plan, que llegó pocos minutos antes, y acordaron pedir a la Junta que se siente a dialogar en la mesa, a la que no asistió argumentando que la alcaldesa ha incumplido sus compromisos de no dar licencias contrarias al plan vigente y de cumplir las sentencias.

"Para la Junta, que avala el plan, el Ayuntamiento ya tiene lo que quería, saber la opinión de la administración autonómica para evitar el rechazo de ésta como ocurrió hasta en tres veces entre 1998 y 2003 con los planes elaborados por el consistorio.

Concepción Gutiérrez entiende que el Ayuntamiento ahora tiene una norma que sienta reglas del juego claras y respeto al ordenamiento jurídico y que lo que debe hacer es aprobar el plan en el pleno, por lo que le dio a Yagüe margen para rectificar el anuncio que hizo del domingo de no tramitar el documento. Ya ayer, la alcaldesa rebajó su tono y aseguró estar dispuesta a aprobar "mañana mismo" el documento "si los colectivos están de acuerdo" con él.

La Junta va a abrir una oficina para informar del plan a la ciudadanía y lo va a traducir al inglés.

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, consideró "una frivolidad y un riesgo" que Yagüe haya rechazado el documento sin conocerlo, y le pidió que "se tranquilice" y lo conozca antes de opinar, informa Rafael Troyano.

Para Chaves, el nuevo PGOU llega como "un maná del cielo", porque es necesario para el desarrollo de la ciudad y muy esperado por la ciudadanía. "No va a ser la alcaldesa quien ponga obstáculos al PGOU que necesita la ciudad", dijo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS