Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Genio por obligación

Nikon, un alevín de 11 años que jamás ha ido al colegio, hijo de un agente de futbolistas, ficha por el Valencia, donde le dirigirá su hermano, un técnico de 22 años que le entrena personalmente

Nikon tiene 11 años y nunca ha ido al colegio. Su hermano Nestor Jevtic, entrenador de fútbol de 22 años, dejó la escuela a los 15 y lo entrena cada día, desde hace siete años, en sesiones individuales de dos horas. "A una media de 300 entrenamientos individualizados por curso, en seis años mi hermano será una estrella", afirma Nestor. No tiene ninguna duda. El crío, hijo de un agente de futbolistas, considerado uno de los mejores del mundo a su edad, llegó hace un par de semanas al Valencia, que lo ha acogido con los brazos abiertos.

Su hermana Milly, de 21 años, profesora de inglés, le da clases en casa. Se lo permitió la legislación inglesa, según cuenta su padre, Zoran, al demostrar que la suya es una familia estable. "Hay 150.000 niños en Inglaterra que no van a la escuela: hijos de diplomáticos, gitanos, deportistas... siempre que demuestres que puedes educar a tu hijo", dice Zoran. En España, la escolarización es obligatoria desde los 6 a los 16 años. Nikon, al que le gusta la historia, habla inglés, alemán y serbocroata.

Considerado entre los tres mejores del mundo en su categoría, jugó en el Arsenal y el Stuttgart

Su padre: "En Inglaterra hay 150.000 niños que no van a la escuela. Sólo quiero que sea feliz"

MÁS INFORMACIÓN

Sin embargo, ¿no teme causarle una gran frustración a su hijo? "Sólo quiero que sea feliz, tanto si es conductor de autobuses como ingeniero. Seguro que sería un buen panadero porque trabaja duro", replica Zoran. ¿Y cómo soporta la presión de tener que ser una estrella? "Ha estado a prueba miles de veces, con cientos de ojos juzgándole, y lo lleva muy bien", apunta Nestor, que recuerda los antecedentes deportivos de su madre, corredora de 800 metros y baloncestista en la ex Yugoslavia.

"Nikon nos impresionó", reconoce Pep Claramunt, director de la escuela valencianista. "Nunca vi a ningún niño de 11 años con una técnica así. La velocidad de su conducción, orientación y movimientos de regate es superior. Se nota el trabajo de su hermano y nos ha hecho reflexionar: vamos a poner en práctica entrenamientos individualizados aprovechando los conocimientos de Nestor", añade.

Ya han empezado. Un grupo de élite de cinco chicos se entrena a las órdenes de Nestor en Paterna. Dos horas de técnica pura. Máxima intensidad. Nikon ejecuta los ejercicios con un punto de agresividad. "Nos ha enseñado unos regates muy raros, entre ellos uno de Ronaldinho", dice tras la sesión otro de los niños. "A los 15 años, sentí una gran frustración al ver que no iba a poder ser futbolista", explica después el joven técnico. "Mi entrenamiento no había sido lo suficientemente bueno. El padre de Mónica Seles me dijo que si entrenaba lo suficiente, podría ser el número uno, como había sucedido con su hija. ¿Por qué no trasladarlo del tenis al fútbol? El fútbol es un juego colectivo, pero hay elementos parecidos".

Nestor inició así una carrera obsesiva por convertirse en un gran entrenador. "No hay nada mejor que ser futbolista profesional; lo siguiente mejor es ser técnico". A eso se dedicó tras abandonar el colegio internado de Londres, donde aterrizaron sus padres, de origen yugoslavo, en 1987. Trató de descubrir mediante vídeos cuáles son las "pequeñas diferencias" entre un jugador de millones de euros y otro de Segunda. "¿Por qué Raúl chuta más fuerte que yo?, ¿por qué Ronaldo regatea mejor?, ¿por qué Xavi, pese a ser gordito y poco atlético, protege el balón como nadie?", se preguntó. Horas de disección de los cracks de la historia. "Vi que Baggio tenía una gran habilidad para cambiar de dirección en carrera y driblar sin contacto; y que Ronaldo, en cambio, busca el contacto". Siguió en persona los métodos de Marcello Lippi y de José Mourinho, su favorito: "Fue el antitalento como jugador y como entrenador, en el Chelsea, entrena en grupos reducidos, todo con balón y con mucha intensidad: los jugadores llevan espinilleras".

Nestor llegó a la conclusión de que nadie se había volcado en el entrenamiento individual. Un camino por recorrer y un conejillo de indias: su hermano Nikon, que sonríe mientras escucha y se zampa una bolsa de maíz tras otra. ¿En qué consiste el método? "En simplificar y en repetir cientos de veces, o ¿acaso Federer no golpea de la misma manera desde el fondo de la pista? ¿Aburrido? Para nosotros es un modo de vivir: como levantarnos y desayunar".

Procedente de Belgrado, la familia Jetvic, con nacionalidad británica, se dedicó a "operaciones financieras de éxito" en Inglaterra, donde el pequeño Nikon jugó en el Arsenal y en el West Ham antes de emigrar a Austria. Los compañeros comenzaron a llamarle a Nestor El Maestro y éste convirtió el apelativo en apellido: así figura en su pasaporte, lo mismo que en el de Nikon. El Austria de Viena fichó a los hermanos en 2002 y allí Karl Heinz Foster, ex internacional alemán, los invitó a entrenarse en las categorías inferiores de Alemania y del Stuttgart, donde han estado hasta febrero. Entonces llegaron a España "en busca de un hogar". Habían veraneado en Valencia y compraron un piso en 1998. Mientras Nikon se entretenía jugando en el lecho del río Turia junto a emigrantes suramericanos, Zoran se presentó un día en Paterna con un vídeo de su hijo. Y causó un gran alboroto. "Yo lo conocía de un torneo de París. Me quedé muy sorprendido porque es muy seguido en todos lados", dice Ricardo Calatayud, experto valencianista en fútbol infantil. "Está entre los tres más mediáticos: el argentino Eric Lamela sería el más maduro, juega como si tuviera 30 años; el brasileño Jean es pura fantasía; y Nikon es la técnica".

El Valencia no pagará nada por el pequeño futbolista, puesto que Zoran dice que no quiere que un niño sostenga a la familia. Sí quiere un contrato como técnico para su hijo Nestor. Nikon debutó el sábado pasado en Paterna y les regaló un gol de falta a los 400 curiosos. ¿Sus goles favoritos? "El segundo de Maradona a Inglaterra y el de falta de Roberto Carlos a Francia", responde el chico, que se ha aficionado a los toros. Su torero preferido es El Juli, otro niño precoz. Un gran póster de Ronaldo adorna la habitación de Nikon. En la de Nestor, uno de Mourinho. Las estanterías están repletas de vídeos, uno de ellos muy especial. El que muestra a Maradona y a Beckham a los 11 años, comparando sus habilidades con las de Nikon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 2005